Trump al Día
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Trump al Día

COMPARTIR

···

Trump al Día

21/04/2018

Es imposible, en estos tiempos de comunicación masiva digital, electrónica e impresa, estar al corriente en todo. El ciudadano mexicano bien informado, tiene en este momento una elección presidencial en puerta, un grave problema de violencia e inseguridad, serias preocupaciones sobre la capacidad del estado para lidiar con la corrupción y la impunidad, y, encima, la mayor parte de su día está dedicado a ganarse la vida en un entorno poco favorable. Por ello, es fácil perder de vista lo que ocurre en el día a día en Estados Unidos; pero como ese es mi trabajo, me dispongo a presentarle, estimado lector, un breve resumen de las turbulentas convulsiones que sacuden a la Casa Blanca estos días.

Pasó ya más de una semana de que agentes del FBI cumplieron una orden de cateo en las oficinas, residencia y cuarto de hotel de Michael Cohen, el abogado personal de Donald Trump, quien enfureció al conocer la noticia. Trump mandó a uno de sus abogados a unirse al equipo legal de Cohen para tratar de bloquear el acceso de las autoridades del distrito sur de Nueva York a los documentos e información electrónica obtenidos en el cateo, alegando que violaban el principio de información privilegiada entre cliente (Trump) y abogado (Cohen), nulificando así las órdenes de cateo. La juez federal Kimba Wood falló en contra de Cohen y concedió el acceso a los documentos, con algunos candados para proteger el privilegio cliente- abogado.

En este intercambio ante la juez, y como parte de los argumentos, se reveló que Cohen ha estado bajo investigación federal criminal hace meses; que sus credenciales como abogado son débiles, al tener solo 3 clientes: Trump, Elliot Broidy, un millonario republicano encargado de obtener apoyos financieros para el partido, y quien usó los servicios de Cohen para pagar 1.6 millones de dólares a una modelo con la que procreó un hijo, y obtener así su silencio; y el ahora famoso “cliente secreto”, que resultó ser el propagandista de Fox News Sean Hannity, quien ha defendido en sus programas de radio y TV a Trump y a Cohen a capa y espada, sin revelar que tenía intereses personales en el asunto.

El tema Cohen tiene alas, y preocupa a Trump aún más que la investigación del propio Roberto Mueller. Fuera de Ivanka, su hija, y tal vez Jared Kushner, nadie sabe más de las dudosas prácticas y alianzas de Trump que Michael Cohen. Y siendo vulnerable a un juicio que podría llevarlo décadas en prisión, el equipo Trump teme que Cohen, para salvarse de la cárcel, empiece a cantar como ruiseñor a los fiscales, involucrando al propio presidente.

Aunque no se descarta que Trump vuelva a intentar despedir al fiscal especial Mueller, las consecuencias de esa maniobra la hacen cada vez menos probable. El número de republicanos en el Congreso que apoya a Mueller, aumenta. En general, 7 de cada 10 estadunidenses quieren que Mueller complete la investigación. Apenas ayer, Trump nombró a Rudy Giuliani, el ex-alcalde de Nueva York, como cabeza de su equipo legal en la investigación de Rusia, y él, sin duda, recomendará a Trump no despedir a Mueller.

Hasta el procurador Jeff Sessions entró a la danza. Sessions filtró que si Trump despide a Mueller o al subprocurador Rob Rosenstein, él renuncia. Trump tendría que correr a medio Departamento de Justicia, y proponer a otra persona como procurador. En esa atmósfera, nunca lograría la confirmación del Senado. Es decir, no se ve cómo pudiera Trump deshacerse de Mueller.

En una maniobra sorpresa, el partido demócrata presentó una demanda civil por intervención indebida en una campaña electoral. Acusa, entre otros, a Donald Trump hijo, a Jared Kushner, y Paul Manafort, al gobierno de Rusia y a muchos otros de conspirar para influir en la elección presidencial 2016 a favor de Donald Trump. La demanda en sí, es lo de menos. Lo importante es lo que los abogados puedan descubrir en el proceso de investigación y litigio. Hace 46 años el partido demócrata presentó una demanda similar contra los republicanos por el caso Watergate. Ganaron el caso el mismo día de la renuncia de Richard Nixon.

La demanda de Stormy Daniels está en pausa, en espera de la información que se revele como resultado de la investigación criminal de Michael Cohen, pero la señora declaró que está cooperando con el FBI.

Por su parte, Karen McDougall, la conejita de Playboy que sostuvo una relación romántica con Trump durante casi un año, logró recuperar los derechos de esa historia. Quedó anulado, así, el contrato en el que el tabloide The National Inquirer, cuyo dueño es amigo personal de Trump, impedía a la modelo hablar de su relación.

Mujeres 2, Trump 0.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.