Revivió Biden
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Revivió Biden

COMPARTIR

···
menu-trigger

Revivió Biden

02/03/2020

La primaria del sábado en Carolina del Sur en Estados Unidos cobró caro a varias de las candidaturas presidenciales del partido demócrata. El más afectado fue el multimillonario Tom Steyer. Ud. lo recuerda bien. Este es el ricachón que invirtió millones en un esfuerzo por destituir al presidente Donald Trump desde mucho antes de que se pusiera moda. Luego, decidió participar en el proceso de sucesión, buscando la candidatura demócrata. Puso todas sus canicas en Carolina del Sur. Se mudó para allá, con todo y negocio. Gastó 20 millones de dólares de su propio dinero en su campaña, solo en ese estado. (Más que todos los demás candidatos juntos.) Y solo consiguió en 11% de votación. Por ello, anunció esa misma noche su salida de la campaña.

No es el único que está en las últimas. Ni Elizabeth Warren, ni Amy Klobuchar, ni Pete Buttigieg parecen tener ya posibilidades de competir, y es inminente que después del martes, cuando hay primarias en 14 estados y un territorio, con una tercera parte de los delegados a la convención en juego, esas tres campañas tiren la toalla, probablemente acompañados de Michael Bloomberg. Y Bloomberg está entre comillas, porque no ha participado en votaciones, y su intervención en dos debates recientes no producen el más mínimo optimismo para el futuro de su campaña.

La realidad es que la lucha por la candidatura presidencial demócrata ya se convirtió en una carrera parejera entre Bernie Sanders, el llamado candidato “progresista”, y el ex-vicepresidente Joe Biden, representando a los moderados del partido.

Se esperaba el triunfo de Biden en Carolina del Sur. Pero no se esperaban las dimensiones de la victoria, que fue en realidad, una señora paliza, al punto que, después de 4 estados, la diferencia en delegados es de menos de 10, aún a favor de Sanders, pero con ventaja de Biden en el voto popular. Biden demostró el tamaño de su fuerza entre el electorado afro-americano, al obtener el 61% de sus votos, contra solo el 17% de Sanders.

Mañana martes será, por supuesto, decisivo, y la clave será California. Le pido paciencia, querido lector, porque el proceso que describo es complicado. California es el estado, por sus dimensiones y población, más rico en delegados, con más de 400 en juego. En todo el país, hay 3500 delegados disponibles, y un aspirante necesita llegar a la convención del partido con 1,991 delegados para asegurar la nominación.

Para obtener delegados, los candidatos necesitan un mínimo de 15% de la votación total en cualquier estado. Las encuestas indican que, en este momento, solo Sanders obtendría más del 15% en California, puesto que el voto moderado está muy dividido, sobre todo, entre Biden y Bloomberg, quien ha inyectado muchos millones a su campaña. Si esto se mantiene, Sanders se llevaría unos 350 delegados, que lo hacen prácticamente inalcanzable. Pero si con el impulso del resultado de Carolina del Sur, Biden logra ese 15%, el cálculo baja, y Sanders saldría con una ventaja de unos 100 delegados o menos en California. Biden entonces podría equilibrar con los estados sureños que tiene en el bolsillo.

En Carolina del Sur, fue decisivo el apoyo que recibió Biden, al recibir el respaldo del legendario senador Jim Clayburn. Biden ya debería estar al teléfono con Kamala Harris, senadora de California, y excandidata presidencial. Ella tiene el suficiente apoyo en el estado como para empujar a Biden a librar el 15% con un pronunciamiento a su favor. Y si el precio es la candidatura vicepresidencial, sigue siendo una ganga.

Los espero el jueves en este espacio con los resultados del supermartes, y el futuro de la elección.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.