Lo demás
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Lo demás

COMPARTIR

···
menu-trigger

Lo demás

04/05/2020
Actualización 04/05/2020 - 14:45

Con la pandemia que tenemos encima, y siendo Estados Unidos el primer foco de contagios en el mundo, ha sido difícil dedicarle tiempo y atención a otros temas. Pero los hay, y sus consecuencias serán trascendentes, así que trataremos de abarcar algunos de ellos.

El exvicepresidente Joe Biden, virtual candidato demócrata a la presidencia, salió a desmentir categóricamente una acusación de acoso sexual. Tara Reade, una asistente de la oficina de Biden en el Senado, hace 27 años, acusó a Biden de asalto sexual. Dice que lo denunció en su momento ante las autoridades del Senado, pero no parece haber documento alguno. En cualquier caso, el impacto en las preferencias electorales debe ser menor. A su rival, Donald Trump, no le conviene usar la controversia, puesto que él tiene encima una docena de acusaciones igual o más graves, y alguna de ellas va en proceso judicial.

Más impactante, y potencialmente mucho más grave, es el fracaso del intento de Trump de reescribir la historia. Envió a su yerno Jared Kushner a decir en público que la respuesta de su gobierno ante el coronavirus “ha sido una historia de éxito de EU”. Si Trump define como “éxito” el encabezar el mundo en contagios, y el aproximarse ya a las 70 mil muertes, esa es solo una percepción. Los números indican un abrumador rechazo al manejo de la crisis por el gobierno federal.

Lo anterior ya encendió los focos rojos en la oficina de Mitch McConnell, el republicano líder del Senado. La lectura desde el Capitolio es que los exabruptos de Trump ya ponen en riesgo la mayoría republicana en Senado. La propia reelección de McConnell está en duda. Lleva ya 35 años en el Senado, y es, con sobrada razón, el villano favorito de los demócratas, después de Trump. Pero sus números en Kentucky, estado al que representa, andan flojos luego de varias controversias, y enfrentará en noviembre a Amy McGrath, una candidata joven, veterana de las Fuerzas Armadas, y quien ha levantado considerablemente más fondos que McConnell. En la elección de noviembre, todo es posible.

El viernes pasado reapareció en público el dictador norcoreano Kim Jong-un. Hubo mucha especulación en torno a una supuesta cirugía a la que se sometió, y que según reportes de organizaciones de noticias serias, le habría causado muerte cerebral. Los medios oficiales norcoreanos difundieron un video de Kim inaugurando una fertilizadora, pero nadie puede confirmar que el video sea real. Corea del Norte tiene, desde luego, la capacidad tecnológica para armar un video convincente, aunque totalmente falso. Llama la atención que en el video aparece la hermana de Kim, quien aparentemente sería la sucesora, puesto que los hijos de Kim están aún muy pequeños. Veremos en qué acaba esto.

Michael Cohen, el exabogado personal de Donald Trump, fue puesto en aislamiento en la prisión de mínima seguridad de Ottisville, a las afueras de Nueva York. Le informaron que estaría en cuarentena de dos semanas, antes de ser enviado a cumplir los 18 meses de sentencia que le quedan en prisión domiciliaria. La decisión la tomó el Buró de Prisiones de Nueva York, y beneficia a docenas de reos de baja peligrosidad. La medida se debe al coronavirus.

Pero cuando llegue la fecha, que será el viernes, Cohen no se irá a su casa. Fue notificado que hay una revisión pendiente del Buró de Prisiones, antes de tomar la decisión final. Dicen las malas lenguas que cuando Trump se enteró de la prisión domiciliaria de Cohen montó en cólera. Nadie sabe si intervino para detener el proceso y mandarlo a 'revisión'. Sí se sabe que Michael Cohen está preparando un libro donde contará todo lo que vivió en sus años con Trump. Los abogados del presidente ya demandaron exigiendo que deje de trabajar en el libro, puesto que tiene cláusulas en sus contratos laborales con Trump que le impiden revelar sus experiencias.

Trump perderá esa demanda, y Cohen publicará su libro.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.