Apuntes de campaña (2)
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Apuntes de campaña (2)

COMPARTIR

···
menu-trigger

Apuntes de campaña (2)

09/05/2019
Actualización 09/05/2019 - 15:16

El número de aspirantes demócratas a la candidatura presidencial de su partido en Estados Unidos aumentó a 21 la semana pasada, con el anuncio del senador por Colorado, Michael Bennett. Hay sentimientos encontrados y visiones distintas sobre el tema. Unos piensan que el nutrido número de candidatos es sano porque provocará un debate interno en el partido y servirá para fijar posiciones claras rumbo a la elección general. Otros, creen que el proceso interno llevará a un enfrentamiento entre los centristas y los progresistas que terminará por lastimar al eventual candidato, y por ello llegará debilitado a la elección general. Por lo pronto, ya empezaron los sombrerazos.

Las encuestas más recientes muestran que la ventaja del exvicepresidente, Joe Biden, se está ampliando; ronda ya arriba de los 30 puntos, y esto preocupa al senador Bernie Sanders. Por ello, Sanders ya comenzó a marcar su distancia con Biden. El exvicepresidente, quien es dado a hacer declaraciones improvisadas, dijo que era el candidato más progresista de todos. Sanders señaló en una entrevista, que, pues no; que, sin afán de atacar a su amigo Joe, los votos que este emitió en el senado apoyando la guerra de Irak, NAFTA, y la protección a los banqueros fueron iniciativas que Sanders rechazó. Al contrario de su rival. Sanders va en segundo lugar en las encuestas, pero perdiendo vuelo.

La candidata que tuvo una semana fantástica fue la senadora por California, Kamala Harris. Tuvo una participación relevante en la audiencia del comité judicial del senado donde declaró el fiscal general, William Barr. Las agudas y certeras preguntas de Harris, quien fue fiscal general de California, pusieron a Barr a la defensiva y acabaron exhibiéndolo. Por ello, la senadora fue requerida en todos los medios de comunicación y obtuvo mucho tiempo-aire a nivel nacional, que es oro molido para cualquier candidato. La senadora proyecta fuerza, capacidad y será una rival temible en los debates.

Con el abierto enfrentamiento entre la Casa Blanca y la Cámara de Representantes, los candidatos se ven obligados a modificar su discurso sobre el presidente Trump. Muchos quisieran seguir la fórmula que los llevó al éxito en las intermedias de 2018, es decir, hablar sobre temas que afectan directamente a las comunidades, como servicios de salud y educación. Pero las preguntas sobre Trump son insistentes, y saben que tienen que fijar postura. Finalmente, el rasero para ganar la candidatura será su capacidad para vencer a Trump en una elección general. Quien mejor lo ha entendido es Biden.

Hablando de vencer a Trump en una elección general, salió una encuesta interesante de CNN. La pregunta era el voto por Trump contra los candidatos punteros de los demócratas. Cinco de ellos vencerían a Trump si la elección fuera hoy. Pero la sorpresa es que quien mejor margen obtiene es Beto O’Rourke con 10 puntos de ventaja, seguido de Biden y Sanders con sseis puntos, Harris con cuatro y Buttigieg con tres. De los punteros, la única que perdería con Trump es Elizabeth Warren.

Mencionaba líneas arriba que el candidato número 21 es el senador Michael Bennett, de Colorado. A nivel nacional, no es muy conocido, pero hace unos meses llamó la atención un discurso que pronunció en el senado. Bennett siempre ha sido un hombre discreto, más bien de bajo perfil. Hace unos meses, en el debate del senado sobre la suspensión de labores (y de salarios) del gobierno, salió el senador texano Ted Cruz a defender la decisión del presidente. Esto provocó una respuesta encendida de Bennett, quien acusó a Cruz, a gritos y con lágrimas en los ojos, de la peor hipocresía, recordando que, mientras su estado estaba inundado, Ted Cruz se negó a apoyar una entrega de fondos de desastre a Colorado. A Cruz, de por sí, nadie lo quiere en el senado, así que Bennett se convirtió en héroe. De todas formas, la candidatura no tiene futuro.

(Continuará…)

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.