¿Yucatecos a volar?
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

¿Yucatecos a volar?

COMPARTIR

···
menu-trigger

¿Yucatecos a volar?

03/03/2020
Actualización 03/03/2020 - 11:49

Los mexicanos que trabajan en fábricas, con mucha frecuencia buscan un ascenso. Parecería lo lógico, pero no funciona así en todos los países del mundo.

Pierre Beaudoin, quien fue director general de la canadiense Bombardier, me dijo que en los países con economías más desarrolladas, no funcionan así las cosas. Pero en México, existe un particular tipo de ambición:

“El éxito que tuvimos en Querétaro, en donde ya tenemos mil empleados, fue porque tuvimos éxito con estas personas que querían ser jefes”, expresó durante una entrevista realizada en el lobby de un hotel de Davos, durante la Reunión Anual 2009 del Foro Económico Mundial.

En corto me explicó que esa razón fue la que les convenció de pasar simples arneses, que no son más que cintillos de cables, a intentar la producción del Learjet 85 en México, un proyecto que luego sufrió las consecuencias de una crisis financiera.

Quizá sea por esa actitud que el sector aeronáutico mantiene una perspectiva de discreto crecimiento en México.

Eso y la UNAQ, evidentemente, la universidad queretana capaz de formar gente en ingenierías como aeronáutica en manufactura, diseño mecánico aeronáutico o electrónica y control de sistemas de aeronaves.

Esa universidad encabezada por Jorge Gutiérrez de Velasco se prepara para construir un nuevo campus… en Yucatán, en un plan cuyo equipo prepara desde el año pasado.

El plan concreto es aterrizarlo cerca de las playas de Chuburná, una comisaría de Progreso, el municipio que alberga el puerto mercante de Yucatán.

El predio está muy cerca de donde sería instalada la fallida Zona Económica Especial impulsada durante la administración de Enrique Peña Nieto y desechada por su sucesor, el presidente Andrés Manuel López Obrador.

Atención, que el plantel no se trata de un asunto aislado. Desde 2001 opera en Mérida una planta de PCC Airfoils, dedicada a producir partes para motores de aeronaves y que es propiedad de Precision Castparts, una empresa que el magnate Warren Buffet compró en 2015 por 32 mil 500 millones de dólares, a través de su conglomerado Berkshire Hathaway Inc.

A partir de entonces, la empresa amplió sus operaciones, lo que ayudó al secretario de Fomento Económico, Ernesto Herrera, como aliciente para convencer a los líderes de Airbus para instalar una escuela de pilotos de Helicopter que atienda en ese estado gobernado por Mauricio Vila Dosal, las necesidades de personal en Latinoamérica.

Sobre el proyecto yucateco de la UNAQ aún pesa el obstáculo de la inversión inicial para la que se anotan algunos empresarios comercializadores de inmuebles en la zona, que de acuerdo con empresarios al tanto, pronto podrían dar noticias.

Una vez que sea concretado el proyecto de la UNAQ, podría avanzar una intención más grande.

Ésta consiste en poner a competir la entidad como proveedora de servicios de mantenimiento de aeronaves y de abasto para los interiores de las mismas, aprovechando infraestructura industrial de maquiladoras que operan en el área textil, por ejemplo.

Yucatán cuenta con dos aeropuertos, el de Mérida, operando por Asur, y otro más cerca de Chichén Itzá, ambos con capacidad de recibir aeronaves comerciales para esos propósitos.

En el contexto del estancamiento actual en el país y la incertidumbre global acentuada por la epidemia del Covid-19, más vale buscar opciones que ofrezcan una perspectiva diversificada a los estados de México, de los cuales la mitad, 16, enfrentan un deterioro reflejado en su actividad económica. La Ciudad de México, por ejemplo. Yucatán o Querétaro, no están entre los que entregan números rojos, al menos no todavía.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.