¿Ya habrá visto Bartlett las tarifas de luz en Texas?
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

¿Ya habrá visto Bartlett las tarifas de luz en Texas?

COMPARTIR

···
menu-trigger

¿Ya habrá visto Bartlett las tarifas de luz en Texas?

05/02/2020

En Texas, la electricidad puede costar menos de 8 centavos por kilowatt hora, volumen que para fines de energía es el equivalente a medir litros en la gasolina.

En moneda nacional son 1.40 pesos a cambio de un volumen de electricidad que puede ser equivalente a tener encendida la plancha de la ropa durante una hora, lo que sucede con frecuencia en casas mexicanas.

Lo ofrecen en contratos de mil kilowatts hora por mes las empresas 4 Change, Frontier Utilities y Gexa Energy, la que por cierto lo hace además entregando electricidad generada con energías renovables al 100 por ciento. Los datos son de la comercializadora Compare Power.

En México, esos mismos mil kilowatts hora por mes que allá costarán mil 400 pesos, acá exigirán el pago de 2 mil 535 pesos por mes, al día de hoy, pagando la tarifa 1 que enfrenta la amplia mayoría de los mexicanos, de acuerdo con el sitio de la CFE.

Allá la gente puede elegir proveedor, acá en México el monopolio parece instalarse de manera permanente, otra vez.

La empresa que dirige Manuel Bartlett cuenta con una ventaja: la pobreza nacional.

Los mexicanos consumen muy poca electricidad, por lo que los recibos eléctricos generalmente se quedan en niveles de tarifas subsidiadas que no revelan el costo real de producir electricidad.

Los gobiernos mexicanos de todos los colores rechazan el camino de la educación de alta calidad y perfeccionan el políticamente útil esquema de dádivas vía tarifas o depósitos directos a la gente, que perpetúan la pobreza.

Por ende, solo una minoría nacional enfrenta el susto de ver frecuentemente un recibo que muestre lo que cuestan mil kilowatts hora mensuales en el ineficiente sistema eléctrico nacional.

En el supuesto de que el presidente Andrés Manuel López Obrador decida desatorar la economía, ciertos consumidores mexicanos seguirán comprando bienes que demandan más electricidad, como un aire acondicionado o… un automóvil eléctrico.

Hasta el año pasado, solo Elon Musk, de Tesla, había diseñado un automóvil eléctrico comparable con los apreciados Mercedes Benz, Audi o BMW.

Pero durante los más recientes 12 meses la competencia se cerró al punto que Ford lanzó su más icónica marca, Mustang, en versión eléctrica, y Volkswagen por la vía de su Porsche, lanza ahora a las calles el Porsche Mission E Taycan.

Obviamente, pocos podrán comprar estos vehículos, pero su existencia marca un parteaguas en la industria automotriz que incentiva la creación de modelos más accesibles.

Frank Witter, director de finanzas de Volkswagen, estima que de la inversión total de la compañía, aquella que destinan a vehículos eléctricos, está cerca del 20 por ciento del total.

Tesla, que dedica el 100 por ciento y ahora se enfoca en proporcionar inteligencia artificial a sus vehículos, ya rebasó a la alemana en valor de mercado.

México participa en un mundo de movilidad crecientemente inteligente. La demanda de electricidad para ese propósito aumentará.

La CFE puede modernizarse y adaptarse o el mercado encontrará el modo de sacarle la vuelta para no pagar tarifas altas motivadas por la ineficiencia. Esta semana se realiza en San Diego, California, un evento llamado Intersolar North America, que se define así:

“El primer gran evento de almacenamiento solar del año en América del Norte”. Varios mexicanos me informan que están ya en el San Diego Convention Center.

Se acerca el momento en el que los consumidores de alto volumen puedan almacenar en casa la electricidad que generen en la misma.

A los escépticos: recuerden que en una generación, el costo del watt de energía fotovoltaica bajó de 7 dólares, a 0.30 centavos de dólar por watt.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.