¿Se acaba esta semana la ‘ganga’ del coronavirus?
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

¿Se acaba esta semana la ‘ganga’ del coronavirus?

COMPARTIR

···
menu-trigger

¿Se acaba esta semana la ‘ganga’ del coronavirus?

02/03/2020

¿Seguirán cayendo los mercados esta semana tirando los precios de las acciones de las empresas?. Sería sorprendente.

Las compañías del mundo están en una barata poco vista pese a la existencia de datos que merecen doble revisión.

¿Quieren un ejemplo? Las acciones de Apple están 50 dólares por debajo de su precio de hace tres semanas. Es un descuento del 15 por ciento. Las de América Móvil, de Carlos Slim, tiene una etiqueta de “oferta” del 7 por ciento.

Es que hay datos para levantar cejas. Vean por ejemplo éste rescatado por Bloomberg, que tituló así una gráfica el viernes:

“Un choque más agudo y más corto que el 11 de septiembre o la invasión de Kuwait”, la imagen refiere el rápido golpe del Coronavirus al valor de las acciones estadounidenses a partir de que el virus alcanzó Italia.

De acuerdo con quienes compran y venden acciones, el COVID-19 en Europa representa una amenaza mayor que atacar durante el desayuno a la gente de Nueva York y Washington DC, tomando desprevenida a la potencia militar y económica más grande, Estados Unidos.

Veamos. Los datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) actualizados hasta ayer, muestran lo siguiente: de todas las personas a quienes les han confirmado el padecimiento, fallecieron 2 mil 977. Un número mayor a las 3 mil personas será oficializado pronto. Las pérdidas son lamentables.

Pero hay que ver otro dato. Ese número representa 3.4 por ciento del total. Hasta ayer el registro de la OMS marcaba 87 mil 137 pacientes confirmados con COVID-19.

Son 34 personas de cada mil las que mueren por el padecimiento, hasta el momento.

Incluso quienes se enfermen en Europa o Estados Unidos, tienen más probabilidades de sobrevivir. En Italia, por ejemplo, mueren 25 de cada mil, eso es un 2.5 por ciento.

Ese nivel parece estar cerca del índice de mortalidad de la Influenza que no ha tenido un impacto similar en los mercados.

Obviamente, el hecho de que fue China el país que enfrentó este coronavirus inicialmente, incide en las reacciones económicas, alentadas mediáticamente.

Para contener los contagios, esa nación asiática detuvo la actividad de fábricas y ciudades enteras. Su gente padece la falta de ventas en los comercios y probablemente también, la falta de ingresos salariales.

Durante la mañana de este lunes en Asia, el Yuan se debilitó ante los resultados en un “velocímetro” de la economía que muestra, digamos, que ese “automóvil” puso “reversa”: el Índice de Compras de Manufactura o PMI, en inglés, cayó a 35.7 en febrero desde los 50 puntos del mes anterior, según datos publicados por la Oficina Nacional de Estadísticas, muy por debajo de la estimación promedio de los economistas.

El indicador no manufacturero también cayó a su nivel más bajo, 29.6. Al ubicarse por debajo de los 50 puntos, ambos denotan contracción.

Eso implica, por supuesto, que muchos materiales podrían no llegar a tiempo a las fábricas que producen el Iphone de Apple, lo que puede restar ventas esa compañía, pero también de comercios que venden ese producto.

No obstante, el banco estadounidense JP Morgan divulgó un dato relevante el miércoles de la semana pasada: “El aumento diario de casos recientemente confirmados bajó de 3 mil 251 en promedio en la primera semana de febrero a 457 esta semana”.

Los analistas de esa institución financiera esperan que el número de contagiados aumente esta semana, alcanzando un pico durante el arranque del mes de marzo, lo que sugiere que en un par de semanas, el número de casos confirmados puede bajar.

En lo concerniente a mercados… ¿son los actuales, los precios más bajos que veremos en las acciones de empresas?

Muy temprano este lunes, el índice CSI300 abrió al alza en China, hasta el cierre de esta columna. Ese indicador es equivalente a nuestro IPC de la Bolsa, que operará activamente durante el día.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.