Parteaguas

¿Quién ‘apachurra’ fuerte la pantalla de su teléfono?

La tecnología existente corre a la misma velocidad de los delincuentes que varían sus estrategias para intentar robos a un ritmo de miles por año.

Ellos lo saben. Pueden tener los datos que indican cuánta presión ejercen con su dedo cuando hacen un scroll down para ver otra noticia, también qué tan rápido hacen un swipe para ver al siguiente candidato en Tinder o una foto más en Instagram.

Ellos son especialistas en algo que la mayoría de los mortales ignoramos. Le llaman 'behavioral biometrics' o 'biometría del comportamiento' y en buena medida llegó para evitar que les 'clonen' la tarjeta o la cuenta en el banco.

Recuerden la última vez que usaron una aplicación en su smartphone para transferir o recibir dinero o notificaciones.

Ustedes mueven el teléfono de un modo único dependiendo de dónde lo guardan; tocan determinadas áreas de la pantalla de una manera diferente a los demás, quizás eligen un dedo diferente cada vez, y finalmente, accionan menús y botones virtuales con una presión única. Es su biometría de comportamiento, algo parecido a su peculiar modo de caminar... y ese contoneo también pueden revelarlo a los sensores que portan en un smartphone.

La que entregan involuntariamente al portar o usar un dispositivo conectado al internet, es el tipo de información que recoge una empresa como Nudata y que protege las tarjetas que llevan la marca de Mastercard, la compañía que comanda regionalmente Jorge Noguera en México y Centroamérica.

Es el precio que paga quien no quiere ir a la sucursal bancaria para evitar contagios o que le roben dinero. Al final, los ladrones están tan lejos de éste como ustedes y el único impedimento es conseguir la contraseña para suplantarlos.

Mastercard adquirió Nudata en 2017 y esta compañía de tecnología está especializada en analizar esa información para alertar a los bancos cuando una acción resulta sospechosa por romper patrones. Ellos explican así su servicio:

"Cada interacción con su plataforma en línea es monitoreada en tiempo real por nuestras cuatro capas de seguridad. El usuario: Un usuario interactúa con su entorno, protegido entre bastidores por las soluciones Nudata. La tecnología: Cuatro capas integradas de tecnología analizan cada evento desde todos los ángulos. Interdicción: Si un evento está marcado como de alto riesgo, puede automatizar cualquier tipo de veda, desde una autenticación biométrica o una llamada telefónica, hasta un CAPTCHA".

Entre esas 'interdicciones' está la de disparar, además de las barreras mencionadas, una solicitud de identificación biométrica ante un usuario sospechoso. Recuerden imágenes con las que les piden indicar en ven semáforos o señalizaciones. Sin saberlo, además de confirmar que son ustedes, están ayudando a las computadoras a aprender.

¿En qué mundo están? En uno más expuesto por el simple hecho de que la gente durante el gran encierro por la presente pandemia hace muchas más transacciones digitales que en el pasado. En una sociedad en la que no hay entrenamiento oficial para policías del internet.

Hay escuelas de policía tradicional… que en algunos casos son confiables. Pero ¿quién entrena a aquellos que vigilan las redes?

Oficialmente, nadie ofrece una carrera profesional especializada en esa actividad en México, pese a que hay una alta demanda de sus servicios, me advirtió Gildardo Sánchez, exdirector de investigación en Guadalajara para el Tec de Monterrey. Ahora en calidad de rector de la Universidad Politécnica de Yucatán, busca que ésta sea la primera institución nacional en ofrecer una licenciatura en ciberseguridad, aprobada por la Secretaría de Educación Pública.

El salario para un novato en la materia puede estar entre los 20 mil y los 30 mil pesos mensuales, un buen sueldo de inicio.

Para los más experimentados existe incluso la oportunidad de fundar empresas en un mercado poco atendido.

En cualquier caso, la tecnología existente corre a la misma velocidad de los delincuentes que varían sus estrategias para intentar robos a un ritmo de miles por año. Los chips en tarjetas, los nips para puntos de venta y, claro, la biometría de comportamiento, son armas de defensa que han podido contenerlos en la amplia mayoría de los casos. Todavía.

COLUMNAS ANTERIORES

Tesla paga cada vez menos
Querétaro ganó 5 mil millones de dólares

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.