Parteaguas

¿Qué andan comprando, mexicanos?

Mientras Walmart incrementó sus ventas de abarrotes, productos de limpieza, juegos de mesa, productos de repostería, entre otros, FEMSA no corrió con la misma suerte.

A veces es posible meterse a la cocina de los mexicanos y ver qué compran. Hay información que lo permite y eso en días de pandemia por Covid- 19 deriva en revelaciones.

Por ejemplo, en abril ustedes iniciaron en un ánimo de pánico comprando abarrotes y productos de limpieza.

Luego llegó el aburrimiento y fueron a traer rompecabezas y juegos de mesa que rompieran la rutina… cuando eso no fue suficiente, muchos se convirtieron en pasteleros o chefs, y motivados, compraron pequeños hornos eléctricos, productos de repostería… y todo lo que cabe en la cocina, el equipo de Walmart de México lo sabe y lo comprobó.

La detallada transición ocurrió aparentemente en fachas, de acuerdo con el director general de esa empresa, Guilherme de Souza Macedo Loureriro:

"(Vimos) una menor demanda en productos de belleza y cuidado personal", dijo la semana pasada a analistas de bancos que dan seguimiento a las ventas de la empresa, que por cierto, durante el segundo trimestre crecieron en esa compañía. Ojo, aumentaron en plena pandemia.

Este mes muchas mexicanas y mexicanos mutan en improvisados decoradores o pintores:

"Estamos entrando en una fase en la que vemos una mayor demanda de artículos como pintura", les anticipó el líder regional de Walmart a representantes financieros que le escucharon. Atención dueños de tlapalerías, es su momento.

Estar atentos a los datos que surgen de los consumidores, puede funcionar. La empresa de origen estadounidense elevó sus ventas 6.3 por ciento durante abril, mayo y junio, respecto a los mismos meses del año pasado.

Aunque no corrió con la misma suerte el equipo de Oxxo, en FEMSA, la empresa conducida por Eduardo Padilla, quien también los está viendo a todos ustedes.

El asunto más notorio para la empresa con oficinas corporativas en Monterrey estuvo en el bloqueo a la venta de cerveza, establecido por un gobierno federal que detuvo temporalmente la producción de esa bebida por considerarla una actividad no esencial, y por autoridades estatales que en algunos casos prohibieron la venta del mismo producto para detener la socialización que su consumo conlleva. Todo, para bloquear el contagio del coronavirus.

Pero la falta de cerveza en muchas ciudades de México no detuvo la compra de alcohol en el Oxxo, sino que motivó inesperadamente una ampliación en el gusto de quienes beben.

Los consumidores cambiaron a un mayor consumo de licores durante el trimestre. Incluso cuando regresó la cerveza, el volumen de licores continuó fuerte.

"Históricamente no se venden tantas bebidas espirituosas como estamos vendiendo en este momento. Con suerte, esto permanecerá después de que la pandemia haya desaparecido", dijo la semana pasada Juan Fonseca, responsable de tratar con los inversionistas en FEMSA.

Contrario a lo ocurrido con Walmart de México que elevó su valor 4.3 por ciento en lo que va del año, FEMSA se ha devaluado 25 por ciento este 2020, considerando el precio de sus acciones, en cierta medida al parecer, por la disminución en el ritmo de apertura de tiendas Oxxo.

Si bien los alcoholes redujeron el impacto de una menor venta de cerveza en esa compañía, aparentemente no fueron esas populares etiquetas roja y negra de Johnie Walker las que les dio el empujón, a decir de los datos de la europea Diageo, en donde reconocen que la caída de sus ventas en México golpeó sus resultados globales de whisky. El detalle exacto de lo que ahora compran en el Oxxo los habitantes del país quedará pendiente.

Finalmente, el consumo nacional de educación también cambió. Muchos quieren aprender en días de encierro, pero en ese ánimo de estudiar, muy pocos parecen interesados en aprender otro idioma.

Más de una cuarta parte de los mexicanos cursó un entrenamiento de capacitación durante esta pandemia, pero apenas 4 por ciento tomó un curso de idiomas, dice el Inegi.

Lástima, la mayoría de la información en internet está en inglés y aprenderlo haría más productivos a todos... para cuando la crisis acabe y haya cambiado todo.

COLUMNAS ANTERIORES

¿Huachicoleros al estilo ‘Misión Imposible’?
La gran convocatoria

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.