Parteaguas

¿Por qué WhatsApp pidió aceptar sus nuevos términos?

¿Qué viene en la fusión de los servicios de Facebook y su WhatsApp? Mark Zuckerberg dio señales claras al hablar con analistas acerca de una complicada palabra: interoperabilidad.

La forma más rápida de resumirlo parece ser esta: viene la integración final entre Facebook y su 'pequeño' WhatsApp.

Esta semana apareció en la pantalla de usuarios de la herramienta de mensajería un aviso: WhatsApp actualizará sus condiciones y su política de privacidad. Las redes sociales se llenaron de memes alusivos que en general denotaban que casi nadie leyó los nuevos términos y condiciones a los que refirió el mensaje.

Quizás fue esa omisión la que ocasionó la molestia de individuos como el ahora hombre más rico del mundo, Elon Musk, fundador de Tesla, quien sugirió a sus seguidores moverse a aplicaciones como Signal.

Aunque en el mundo ideal la variedad es la bandera, en el real, casi todos los usuarios de redes sociales tienen una cuenta de Facebook y consecuentemente es posible que dependan de su herramienta más poderosa de mensajería ahora y en el futuro próximo.

¿Qué viene en la fusión de los servicios de Facebook y su WhatsApp?

El mismo fundador y líder de la compañía, Mark Zuckerberg, dio señales claras durante octubre al hablar con analistas acerca de una complicada palabra: interoperabilidad.

En México, Brasil o India, el sistema de mensajes caracterizado por su ícono verde es la norma en la mayoría de las relaciones sociales, pero eso no opera así en un país que evidentemente también es relevante: Estados Unidos.

En esa nación, quienes tienen smartphone usan mensajes de SMS, Imessage de Apple, Slack, Telegram, Signal o Messenger y WhatsApp, de Facebook. Posiblemente habrá quien utilice una combinación de todos estos.

Zuckerberg apuesta a quedarse con el sistema prevalente que conecte sus propias mensajerías y… si es posible, todas.

"Lo que queremos es que la gente pueda escoger una de nuestras aplicaciones de chat y conversar con nuestras demás aplicaciones", dijo a inversionistas hace apenas tres meses durante una conversación telefónica.

Aunque seguramente su interés es dar el servicio, supongamos que le interesa el negocio que eso significa.

En el contexto actual significa tener el control de las relaciones comerciales entre los negocios y sus clientes. Y después de eso, la posibilidad de vender más publicidad:

"En WhatsApp acabamos de anunciar cómo vamos a facilitar a la gente comprar productos directamente en un chat e integrar habilidades de WhatsApp Business con las de Facebook Shops para que de esa manera, cuando un pequeño negocio establezca una tienda, ahora pueda establecer una presencia comercial en Facebook, Instagram y WhatsApp, todo junto al mismo tiempo", advirtió el director general de Facebook al final de octubre 2020.

Y continuó: "Un negocio puede poner anuncios en Facebook o Instagram y el destino para ese anuncio puede llevar a las personas a Messenger o WhatsApp para construir una relación con el consumidor".

Los detalles de cómo podría funcionar esa opción en la pantalla del teléfono de ustedes la dio Sheryl Sandberg, directora de operaciones de la compañía. Incluso pueden verla ya mismo si entran a su aplicación de Instagram, compañía que también forma parte del conglomerado.

"En WhatsApp ahora hay más de 40 millones de personas viendo un catálogo de negocios cada mes. Así que creamos un botón de compra para hacer todavía más fácil a la gente descubrir un catálogo y encontrar algo que les gustaría comprar. Pronto podrán hacer un click en el ícono de WhatsApp de una tienda de Facebook para chatear directamente con el negocio".

Lo que parece aproximarse aceleradamente es el comercio electrónico que ya conocemos, pero ya no solo en la heterogeneidad de las apps y páginas de internet en HTML, sino ahora en una plataforma que casi todos saben usar: Facebook. La recomendación para los comerciantes sería la de considerar que alguien se encargue todos los días de revisar la página de Facebook a partir de los ajustes de los que avisó la empresa esta semana.

El costo es ceder información personal o empresarial a la imponente trituradora de datos que es Facebook, que posiblemente les conoce mejor que ustedes mismos y que gracias a eso tiene ingresos que crecen más de 20 por ciento al año.

El autor es director general de proyectos especiales y ediciones regionales de El Financiero.

COLUMNAS ANTERIORES

El cercano negocio del combustible que deriva en agua
Primero más pobres

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.