Parteaguas

¿Podría Putin bajar de precio la gasolina mexicana?

Esta semana, dos individuos con mucho poder se enfrentan en el interés de mover el precio internacional del petróleo y con ello, indirectamente los de la gasolina.

La gasolina en México sigue más o menos alrededor de 19 pesos por litro, pero eso podría cambiar pronto.

La razón de que no se mueva muy lejos de ese número está en el hecho de que la materia prima para producirla, el petróleo, también ronda desde el verano un precio relativamente estable de 40 dólares por barril, en el caso de la mezcla mexicana de exportación que produce Pemex.

Esta semana, empero, dos individuos con mucho poder se enfrentan en el interés de mover el precio internacional del petróleo y con ello, indirectamente los de la gasolina. En medio de ellos está Rocío Nahle, secretaria de Energía.

De un lado, ella tiene al príncipe Abdulaziz bin Salman, quien vela por los intereses de Arabia Saudita, y del otro está la hueste del ruso Vladimir Putin. Los tres representantes nacionales se rodean esta semana del resto de los miembros de la OPEP+.

Cuando ustedes despierten, ellos estarán en una reunión del tipo que ofrece Zoom, para definir si aumentan o mantienen la producción mundial de petróleo que desde que inició la pandemia fue reducida 10 por ciento entre todos los países productores.

Esa baja respondió al propósito del príncipe árabe, quien buscaba el método de evitar un desplome en la cotización del crudo que de rebote llevó a la gasolina en México a niveles que rondaron 15 pesos, cuando la mayoría de los coches quedaron estacionados ante el mandato de autoridades a la gente de quedarse en casa para evitar contagios de Covid-19.

La producción bajó y los precios del petróleo subieron incluso por arriba de 50 dólares por barril después de cotizar por momentos en niveles cercanos a cero.

Ahora en 2021 la vacuna cambia la perspectiva, al menos para los rusos.

La percepción promovida por Alexander Novak, representante de Putin, es la de una próxima recuperación económica montada en una estrategia de vacunación mundial, para quitar del escenario ese coronavirus cuya propagación derivó en el gran encierro vigente y en una crisis mundial.

Pero hay un lío con la producción y distribución de ese remedio médico, particularmente en países como México. Salvo por Israel, muchas naciones enfrentan esta circunstancia y ayer el Reino Unido dio un ejemplo de qué tan grave es el problema, todavía.

El primer ministro, Boris Johnson, impuso un tercer confinamiento nacional en Inglaterra, cerrando escuelas y ordenando al público que se quede en casa, en medio de graves advertencias de que el Servicio Nacional de Salud está casi al límite.

La cuarentena de emergencia comenzó ayer y durará al menos hasta el 15 de febrero, lo que puede destruir el negocio de comercios y hoteles cuyos propietarios intentaban reactivar.

Los rusos quieren elevar su producción de petróleo para evitar que alguien se adelante y les gane un pedazo del pastel del mercado mundial. A los árabes eso no les importa y ante lo descrito, advierten que aún no es el momento, so pena de enfrentar otra caída en los precios internacionales.

"No pongan en riesgo todo lo que hemos logrado por un beneficio instantáneo, pero ilusorio", dijo el príncipe Abdulaziz bin Salman, citado ayer por The Financial Times. "Nuestro trabajo aún no ha terminado", expuso.

México no ha presentado una posición oficial, pero este lunes, Amena Bakr, corresponsal en jefe ante la OPEP para la consultora Energy Intelligence, advirtió que Rocío Nahle se inclinaba hacia la postura árabe de no aumentar la producción de petróleo.

De confirmarse esa circunstancia, la secretaria de Energía estaría rompiendo con la lógica que ha seguido la narrativa del gobierno lopezobradorista, de aumentar la producción de petróleo de Pemex. También detendría una baja en el precio del petróleo… y de la gasolina que pagan los mexicanos. Convenientemente por cierto, para las finanzas públicas.

Ante la crisis que golpeó los ingresos del gobierno, la gasolina y el diésel sirven de pomada. En 2020 entregaron mil 437 millones de pesos más que en 2019, por la vía del impuesto especial, IEPS, detallan datos de Hacienda disponibles hasta noviembre.

Esta semana, posiblemente hoy, sabremos si hay un acuerdo que tumbe nuevamente los precios del crudo y potencialmente, de la gasolina. Nahle habrá de dar detalles.

El autor es director general de proyectos especiales y ediciones regionales de El Financiero.

COLUMNAS ANTERIORES

Cómo hemos cambiado
El futuro de Pemex es de plástico

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.