Mexicano en EU encabeza proyecto de vacuna rápida contra Covid-19
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Mexicano en EU encabeza proyecto de vacuna rápida contra Covid-19

COMPARTIR

···
menu-trigger

Mexicano en EU encabeza proyecto de vacuna rápida contra Covid-19

13/05/2020
Actualización 13/05/2020 - 10:24

¿Si pudieran pedir un deseo hoy para el mundo cuál sería? Si se tratase de la vacuna contra el Covid-19, ¿podrían añadir a su petición que la invente y la venda un mexicano?

En octubre del año pasado el Senado de la República entregó a Rosario Ibarra de Piedra la Medalla Belisario Domínguez. Esa selección dejó en el camino 458 propuestas, entre las que se quedó el candidato número 311: Andrey Zarur.

Él es un empresario mexicano de nacimiento y también presidente y fundador de una compañía establecida en Boston, llamada Greenlight Biosciences. Se graduó por la UNAM y tiene un doctorado en ingeniería química por el Massachusetts Institute of Technology, el MIT, institución que lo propuso sin éxito para la citada condecoración.

Posee más 100 patentes a su nombre y desde esta semana también tiene bajo su control 17 millones de dólares equivalentes a unos 400 millones de pesos que usará para acelerar una fábrica de nuevas vacunas que pueden combatir el Covid-19.

Welcome to the GreenLight Revolution. Our purpose is to deliver sustainable solutions to protect the health of all people and feed our planet”, reza el eslogan de su empresa en su sitio de internet.

Se trata de una compañía que presume del conocimiento y aplicación de la biología para atender a productores de alimentos vegetales y ahora se involucra en la solución de problemas de la gente.

¿Recuerdan sus clases de biología y el ADN? Zarur trabaja con el menos popular ARN, que también vino en esos cursos de educación básica. El ADN contiene la información genética; el ARN la comunica al exterior del núcleo de cada célula.

El más nuevo negocio de la empresa de Zarur consiste en crear productos que ponen a trabajar ARN –en particular su parte mensajera ARNm– en las células de seres vivos para que una vez preparado, éstas cumplan con ciertos propósitos, como dar instrucciones al cuerpo para atacar un virus. Se distinguen de las vacunas existentes que generalmente usan formas debilitadas o muertas de un patógeno, que tardan aproximadamente dos años en llegar al mercado.

El interés por el proyecto de una vacuna de Greenlight radica en que, si bien no precisa tiempos, su expansión pretende dar una respuesta más rápida a virus emergentes, como el nuevo coronavirus.

“Además de expandir su capacidad de fabricación, Greenlight está desarrollando varios candidatos a vacunas de ARNm diferenciados contra el SARS-CoV2, el virus responsable del Covid-19”, informó en un texto la compañía.

“Una vacuna eficaz contra Covid-19 es el único medio realista para evitar la propagación de Covid-19 y permitir un reinicio de nuestras sociedades y economías globales”, expuso en un comunicado Zarur, director general de la empresa.

Los 17 millones de dólares que obtuvo durante la ronda de esta semana provienen de Flu Lab, Xeraya Capital, and Baird Capital, fondos de inversión atraídos por proyectos de riesgo a cambio de potenciales rendimientos.

GreenLight tiene una posición única para ofrecer rápidamente productos prácticos a gran escala al mercado, de acuerdo con Mike Liang, socio de Baird Capital.

“Promete los miles de millones de dosis necesarias con tiempos de fabricación significativamente más rápidos que otras plataformas tecnológicas”, dijo Liang.

Los humanos experimentan un reto histórico en principio para salvarse a sí mismos, pero inmediatamente después a su economía para enfocarla idealmente en una innovación explosiva en la que participa un mexicano en su propia empresa en Estados Unidos, país que brinda a los emprendedores niveles de colaboración y capital que en México todavía son incipientes. Atención a los candidatos de este año para la Belisario Domínguez.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.