Los cigarros que pueden comprar los niños en México
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Los cigarros que pueden comprar los niños en México

COMPARTIR

···
menu-trigger

Los cigarros que pueden comprar los niños en México

13/12/2019
Actualización 13/12/2019 - 9:17

Están en los pasillos de los centros comerciales, en la calle. Los cigarros están de vuelta y a mano de niños que se convertirán en adictos adultos condenados.

No son los de siempre, los del Oxxo o del Seven que seducen desde la parte trasera de la caja, aunque no puedan anunciarlos sus fabricantes. La imagen del vaquero debajo del letrero de Marlboro desapareció.

Esto es diferente. Algunos de los nuevos cigarros son abiertamente promovidos por chavos que difícilmente superan los 25 años, muchachos a quienes las reglas en el pasado impusieron como mínimo esa edad para hacer publicidad de 'adultos'.

¿El problema actual? Que hay normas para la venta de cigarros, pero no hay nada para Juul o Vype. No hay ley… pese a que el Congreso acumuló esta semana la cuarta iniciativa que pretende poner orden. Bonitas, pero congeladas. Las empresas que los venden, antes les vendieron tabacos a ustedes.

Los de ahora habrían aparecido en la serie de los Supersónicos y hoy se esconden en una nebulosa densa que llaman 'vapeadores' o 'vapers', pero las cosas por su nombre. Si contienen nicotina y sus gases son consumidos por la vía oral al aspirar. ¿No debemos llamarlos cigarros? Electrónicos, si quieren, pero cigarros.

Aquí no hay engaños. Los fabricantes de Juul y Vype, basados en tecnología china, admiten abiertamente que contienen justamente eso, adictiva nicotina.

Esas dos marcas son la sensación en redes sociales de adolescentes como TikTok, muy alejada de los nacidos antes de los setenta que aún desayunan Facebook. Su propaganda informal o formal va por los teens del mundo.

Esa difusión y su venta carece de reglas en México. Nada puede hacer José Alonso Novelo en Cofepris ante amparos, contrabando o lo que ustedes quieran.

¿Quién se beneficia de la anarquía? Piensen quizás en Leonardo Senra, quien dirige British American Tobacco en México, compañía que defiende la marca Vype.

Le prohíben anunciar sus cigarros Pall Mall, pero nada –¿a excepción de la ética, quizás?– le impide exponer ante niños paseantes su cigarro electrónico ePen 3 de Vype en una 'isla' en los pasillos de un centro comercial: “El ePen 3 cuenta actualmente con cuatro niveles de nicotina. 0, 6, 12 y 18 mg/ml de nicotina”, advierte en su propio sitio web.

Juul, una marca aparentemente más popular incluso en México –en donde no tiene operaciones oficialmente– advierte en su sitio estadounidense: “La nicotina es un estimulante que proviene de la planta de tabaco. Utilizamos nicotina altamente purificada / grado USP / grado farmacéutico”.

Esta otra marca fue creada por estudiantes de Stanford y el 35 por ciento de sus acciones fueron compradas por Altria, empresa dueña de Philip Morris USA, que comercializa cigarros Marlboro en Estados Unidos. Llega a México por la vía del contrabando, principalmente.

Estuvo a punto de fusionarse con Philip Morris International (PMI), pero la crítica social estadounidense por la aproximación de adolescentes a sus dispositivos, detuvo el trato. Los de PMI se concentrarán en vender el calentador de tabaco y nicotina Iqos. Es cosa distinta y aquí escribí al respecto anteriormente.

Lean esta colección de diputados: Ivonne Álvarez García y Frinné Azuara Yarzábal, por el PRI; Juan Martín Espinoza Cárdenas, por Movimiento Ciudadano; Ignacio Campos Equihua y Lorenia Valles Sampedro, de Morena. Llamen a quien más confianza le tengan y pregúntenle cómo va su iniciativa.

En EU legalizaron la venta, pero están revueltos con detalles de comercialización que ya crearon una población de niños adictos. Hábilmente, en el Reino Unido optaron por obstruir el acceso a los más jóvenes, pero aproximar Juul a fumadores que con éste reducen su exposición al humo de los cigarros convencionales y sus riesgos de cáncer.

Aquí en México ya empiezan a ponerles nombre: “Sistemas Electrónicos de Administración de Nicotina (SEAN)”, que hasta ahora figura en iniciativas de ley, solo en iniciativas… sería bueno que los llamaran cigarros, electrónicos si quieren, pero cigarros.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.