Los aranceles y la carabina de…
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Los aranceles y la carabina de…

COMPARTIR

···

Los aranceles y la carabina de…

03/06/2019
Actualización 03/06/2019 - 10:22

Si hay que apostar, yo lo haría por la posibilidad de que no cumpla. El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, advirtió que su gobierno impondrá aranceles a los productos provenientes de México que ingresen a su país a partir del 10 de junio.

Bueno, la verdad es que esos productos no son necesariamente mexicanos. Aunque suele destacar el aguacate y el tequila como fuente de la riqueza nacional, la verdad es que más de dos tercios de lo que exporta México tienen que ver con lo que venden empresas globales que fabrican aquí desde pantallas de televisión, hasta automóviles.

En el momento en que Trump dé luz verde a su 'castigo', automóviles Ford y los GM se encarecerán 5 por ciento frente a aquellos BMW y Mercedes Benz que vienen de Europa, cuyos vendedores podrán anunciarlo.

Donald Trump está en campaña, quiere repetir. Ya ganó una vez haciendo lo que domina: controlando el drama y una buena historia que atraiga al público masivo se pierde sin un villano que despierte miedo.

México sirve extraordinariamente para ello, pero también para fabricar barato y permitir que las empresas estadounidenses subsistan.

Tratemos de entender esto: en la misma semana en que lanzó su amenaza de aranceles, Trump envió a sus representantes de comercio a negociar con los demócratas la rápida aprobación del TMEC que sustituirá el TLCAN.

Los medios recogieron el escándalo, pero como suele ocurrir, sacaron la vuelta a lo técnico. Un experto en el espectáculo lo sabe y Trump lo es. Robert Lighthizer, representante de Comercio nombrado por el presidente, recorre desde la semana pasada los pasillos de la Casa de Representantes para obtener votos para el TMEC. El vicepresidente Mike Pence prometió tener tratado este año.

¿Alguien puso atención a lo que respondió la poderosa Cámara de Comercio de Estados Unidos en torno a la amenaza trumpista?

“Estos aranceles serán pagados por las familias y empresas estadounidenses sin hacer nada para resolver los problemas reales en la frontera”, dijo inmediatamente Neil Bradley, su director de políticas.

Los miembros de la US Chamber pagan las campañas de muchos políticos y quieren que ya aprueben de una vez el TMEC.

Los aranceles parecen una nueva broma. Tomemos al funcionario fronterizo Brad Skinner, director adjunto de aduanas y protección fronteriza, a quien agarraron en curva la semana pasada en Laredo, Texas, al ser cuestionado sobre las intenciones de Trump, cuando iba a presentar datos sobre inmigración. Él —quien directamente cobrará el 5 por ciento— terminó diciendo a periodistas fronterizos como Javier Amieva que lo único que sabía de los aranceles es que Washington DC quería cobrarlos el 10 de junio. Lo que sabemos todos quienes leemos periódicos.

Recordemos el día de la elección de Trump. Muchos pensaban que se acabaría el comercio con Estados Unidos, pero las exportaciones mexicanas a su país están en números récord. ¿No hace unos meses la amenaza era la de cerrar la frontera? Sigue abierta.

Trump quiere votos. México le ayuda en ese propósito y basta con el ruido, no han sido necesarios hechos contra los mexicanos... no para quienes votan por él. Puedo equivocarme, pero creo que esos aranceles no avanzarán al menos en el modo que exhibe la amenaza.

Suerte, Marcelo.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.