La región más… dependiente
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

La región más… dependiente

COMPARTIR

···
menu-trigger

La región más… dependiente

03/05/2019
Actualización 03/05/2019 - 10:09

Estar expuesto al sol en estos días en la Ciudad de México es equivalente a acercarse al taquero que rebana el trompo de los tacos al pastor. Arde.

Si así está la cosa en la capital del país, pueden imaginar la circunstancia de la gente en Mexicali, en Monterrey o en Mérida. En la mayoría del territorio nacional empieza a hacer calor.

Hay regiones listas para abastecer de electricidad a quienes encienden el aire acondicionado del tipo que ya abunda en las oficinas capitalinas. Otros enfrentarán un reto sin precedentes en demanda de electricidad, de la que no hay suficiente en México.

Este país equivale a Texas en términos de sus necesidades de energía de ese tipo. Para abastecer la nación a ese estado de la unión americana son necesarios 48 mil megawatts de capacidad de generación. ¿Quieren una referencia? Piensen en una de esas que suelen llamar 'termoeléctrica'. Son necesarias unas 95 o 100 plantas de esas para cumplir con el reto, o bien, 24 mil aerogeneradores, ese motor con 'hélices' que aprovecha la energía del viento y que es común verlo al lado de la carretera.

No todas las regiones de México cuentan con maquinaria suficiente. ¿La región más dependiente? La Central que incluye a la Ciudad de México, que apenas tiene la capacidad de producir 3 mil 800 de los 7 mil 700 megawatts que demanda, detalla el Centro Nacional de Control de Energía (Cenace). Esa zona genera pues, la mitad de lo que requiere y por eso depende del sur del país, principalmente, en donde el nuevo proyecto canceló una obra para transportar más energía.

Hay un segundo lugar en 'dependencia' que saltó al escenario debido a que en lo que va del año y sin calores intensos todavía, enfrentó ya tres apagones que mataron cada uno de esos días la actividad comercial, pues el calor y la falta de luz guarda a la gente en su casa: la península de Yucatán, que genera mil 100 megawatts de los mil 800 que demanda, aproximadamente un 60 por ciento de sus requerimientos los produce localmente, el resto debe venir de Tabasco en buena medida.

Eso es importante. La economía tabasqueña se desploma rápidamente al punto de medir actualmente el equivalente a su producción de 2006. En términos monetarios, viajó al pasado y enfrenta un éxodo de su gente más productiva, que vio el desmantelamiento de la industria petrolera, un crecimiento desorbitado de la violencia y ahora busca suerte en territorios vecinos.

Pero como apuntaba Enrique Quintana, director editorial de El Financiero, la economía de Quintana Roo despuntó y algo similar ocurrió con la de Yucatán, estados que hoy producen 50 por ciento más que lo que hacían hace 10 años, de acuerdo con datos del Inegi. Campeche parece haber detenido finalmente su caída crónica de esta década y las tres entidades en conjunto demandarán más electricidad. Están en riesgo particularmente este año. La secretaria de Energía, Rocío Nahle, está al tanto y ha prometido dar prioridad a la región.

Esa promesa la hizo con un centro del país todavía bajo control y con un Tabasco en estado deprimente. Si esa entidad y la capital empiezan a repuntar, lo único que servirá es aumentar la producción local o los proyectos de transporte de electricidad —lo que toma tiempo— o enfrentar un freno a la economía por un obstáculo imprevisto: la escasez de electricidad.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.