La ‘aliada’ estadounidense de AMLO
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

La ‘aliada’ estadounidense de AMLO

COMPARTIR

···

La ‘aliada’ estadounidense de AMLO

07/06/2019
Actualización 07/06/2019 - 11:15

Se dieron un abrazo yucateco que pese al calor lució relativamente frío. Enfundados en guayabera, ambos se dijeron adiós con la mano. El presidente Andrés Manuel López Obrador regresó a la Ciudad de México procedente de Mérida esta Semana Santa y Tom Donohue se fue a Washington.

Ambos habían alcanzado algo, el presidente de la Cámara de Comercio de los Estados Unidos (US Chamber of Commerce) obtuvo una reforma laboral en México que los estadounidenses demandaron para 'emparejar' el terreno entre trabajadores de ambos países y AMLO ganó la creciente posibilidad de que finalmente el TMEC, que sustituirá el TLCAN, avance en el Congreso estadounidense. Llegó este junio gris y el panorama se nubló.

Las calificadoras golpearon la reputación de México como pagador, justo cuando el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, recetó a la nación un puntapié inesperado en la forma de una amenaza de aranceles.

¿Quién podrá traer alguna buena nueva ahora?

El canciller Marcelo Ebrard no muestra fortuna en sus andares en Washington. Pero allá cuenta con una poderosa nueva aliada: Suzanne Clark.

“Sabemos que la frontera necesita ser controlada, pero también creemos que los aranceles no son la respuesta”, alertó quien es presidenta de la US Chamber a partir de este mes, en sustitución del hombre que abrazó a AMLO en Yucatán.

“Hemos estado explorando nuestras opciones legales acerca de lo que haríamos si realmente pasan (los aranceles)”.

Ambas declaraciones no son más que eso, pero la US Chamber también tiene modo de hacer amenazas. El Washington Post que publicó el cambio de liderazgo en la cámara este 5 de junio incluyó el siguiente párrafo en el mismo texto:

“Donohue y Clark han dicho que al iniciar la campaña para 2020, que creen que la organización apoyará a más candidatos demócratas en la Cámara de Representantes que en los ciclos anteriores”. De ocurrir, eso disgustará a Trump, quien luce rezagado en las encuestas sobre su probable reelección. No es bueno que la organización que paga las campañas de muchos políticos vierta parte de su abundancia en el equipo rival. Lo que hace Trump tiene consecuencias en su país y para sí mismo.

Si bien la amenaza de aranceles hizo ya un daño estructural sobre la confianza del libre comercio de Norteamérica, hay daños que nos infligimos solos: A Pemex le urge reducir sus costos y los más ineficientes están en refinación y en logística. Las soluciones planteadas por el gobierno de AMLO, como obtener dinero del ataque al huachicol no resulta suficiente para la magnitud del problema, lo dicen las calificadoras que determinan la capacidad de pago nacional.

Seguir ignorando el talón de Aquiles de Pemex no soluciona el problema, solo prolongará el tiempo durante el cual la petrolera seguirá exprimiendo las finanzas gubernamentales. Pemex necesita asociarse con empresas privadas que aporten capital y prácticas de vanguardia. Eso ahorraría tiempo a su recuperación.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.