Hay una luz, se acerca la hora
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Hay una luz, se acerca la hora

COMPARTIR

···
menu-trigger

Hay una luz, se acerca la hora

05/03/2020
Actualización 05/03/2020 - 10:40

El escenario actual luce sombrío, parece que la economía se descompone. Por eso se acerca tal vez, el momento de invertir. En México.

Aunque el temor por el coronavirus golpea las expectativas, el vecino jala hacia adelante. Los bancos estadounidenses se preparan para una sorprendente contratación de personal ante la creciente demanda de hipotecas.

Allá la economía crece pese a todo y la gente quiere casas. Eso ocurre cuando las tasas de préstamos hipotecarios caen sin parar.

En febrero se ubicaron en un promedio de 3.47 por ciento anual, de acuerdo con la financiera Freddie Mac, basada en Virginia, Estados Unidos. Eso fue antes de que la Reserva Federal, el banco de bancos en ese país, anunciara sorpresivamente que bajará más su tasa de referencia esta semana para atacar los efectos del coronavirus.

Los créditos para vivienda están en niveles de 2013, cuando el mundo se esforzaba por sacar la economía de un hoyo cavado inicialmente por Lehman Brothers.

Comparen las tasas actuales con las del año pasado que fueron de 4.37 por ciento, en el segundo mes del año.

Es tan barato pagar hoy un préstamo para una casa en Estados Unidos, que los bancos lanzaron una agresiva campaña de contratación para tener agentes suficientes para la tarea. https://bloom.bg/32PeGIp

Coincidentemente, las acciones de Cemex repuntan. La atribulada empresa que conduce Fernando González y que tiene una fuerte presencia en el país vecino, tuvo un repunte en el valor de sus papeles de más de 10 por ciento en los cinco días más recientes.

En enero la construcción estadounidense repuntó 1.8 por ciento, con la residencial en particular, que creció 2.1 por ciento frente a diciembre y 8 por ciento respecto a un año antes.

Otros elementos: Joe Biden rebasa a un radical Bernie Sanders, entre los candidatos demócratas que pueden competir por la presidencia con Donald Trump y de ser él y Biden los adversarios, no habría amenaza sobre el esperado T-MEC, pues ambos lo apoyan.

Revisen lo que escribe en estos días Gabriel Lozano, economista en jefe para México en JP Morgan.

En un frío análisis divulgado ayer, ese banco reveló que lo peor del coronavirus está por venir para México, que en su condición de país manufacturero, será la nación latinoamericana más golpeada como consecuencia de ese padecimiento que 'congeló' fábricas y pueblos del otro lado del Pacífico.

Todo, en buena medida por los insumos que nomás no llegan de China y de otras regiones de Asia como consecuencia del virus causante de Covid-19.

“El golpe será más pronunciado en marzo y se extenderá a lo largo de abril, cuando la disrupción de cadenas de suministro y el aletargamiento de la demanda externa sean más agudos”. Hasta ahí con las malas nuevas.

Pasado el mal trago de un crecimiento de apenas 0.7 por ciento para el primer semestre, puede venir una fuerte recuperación. “Un rebote a 2.75 por ciento hacia el segundo semestre 2020”, estimó Lozano en un reporte.

¿Sus argumentos? El impacto de la recuperación del sector automotor, la producción petrolera y algo de optimismo justamente por la posibilidad de que la inversión esté de regreso.

Para que eso suceda es importante que Hacienda y Banxico actúen en conjunto, por ejemplo, bajando las tasas del Banco Central ahora que la Reserva Federal redujo la suya, amén del uso ágil de fondos presupuestales del gobierno.

¿Otra clave? Que en un máximo de dos semanas la administración del presidente Andrés Manuel López Obrador presente su nuevo esquema para que la iniciativa privada invierta en el negocio de la energía. Si finalmente lo entrega.

“Otra decepción en este sentido no pasará inadvertida para los mercados en el contexto actual”, advierten desde la oficina de Lozano en el banco estadounidense. Hasta ahora, entra la luz por una pequeña rendija. No la cierren.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.