Parteaguas

Es hoy, México, los demás ya arrancaron

Entre las cinco marcas más populares del mundo ya sólo queda una de la era de la economía tradicional (Coca Cola). Todas las demás corresponden con negocios digitales.

Entre las cinco marcas más populares del mundo ya sólo queda una de la era de la economía tradicional. Todas las demás corresponden con negocios digitales.

La lista la hace anualmente Interbrand y en primer lugar aparece Apple, seguida de Google, Amazon, Microsoft y Coca Cola.

Ésta última ya luce pequeña frente a las otras que venden más de 140 mil millones de dólares anuales en todos los casos, mientras que la refresquera podría completar este año ingresos por 35 mil millones de dólares.

Hoy México debe anunciar un listado de proyectos de infraestructura que contarán con inversión privada y apoyo gubernamental. Lo anticiparon la semana pasada los líderes del Consejo Coordinador Empresarial y del Consejo Mexicano de Negocios, Carlos Salazar y Antonio del Valle.

Si la presentación ocurre esta mañana, conviene poner atención en el detalle, pues ese plan al que debe sumarse el presidente Andrés Manuel López Obrador, puede definir si México se aferra a negocios antiguos de baja rentabilidad, como la manufactura, o si finalmente hay una estrategia para generar riqueza para todos.

La visión nacional suele ser limitada e impide ver que todos los países se están moviendo, incluso los rezagados. Muchos de ellos corren en dirección de la economía digital.

Hoy también, pero en Atenas, Brad Smith, presidente de Microsoft, anunciará un gran proyecto presumiblemente relacionado con infraestructura de almacenamiento en servidores o lo que ahora llamamos 'nube'.

Le acompañará el primer ministro de Grecia, Kyriakos Mitsotakis, cuya intención de atraer esa inversión inició hace 255 días, en Davos.

Ambos tuvieron un encuentro invernal durante la reunión anual del Foro Económico Mundial en la famosa villa alpina suiza, antes de la contingencia pandémica. Un evento en el que la presencia mexicana fue más bien pobre.

Brasil también estableció este mes a dónde quiere ir y es a competir en el terreno de Elon Musk y su SpaceX:

"El mayor desafío de la agencia es poner en órbita un satélite utilizando un Vehículo de Lanzamiento Nacional", divulgó ayer el gobierno de ese país.

¿Tiene sentido que un país que tiene problemas básicos como el saneamiento, invierta en el sector espacial?

"Con la pandemia del coronavirus, cosas que mencionamos como ejemplos de tecnología espacial se convirtieron en ejemplos concretos como la telemedicina y la teleeducación", dijo al respecto ayer Carlos Moura, responsable de la Agencia Espacial Brasileña.

"¿Cuántas personas usan aplicaciones para pedir comida o transporte? Todas estas tecnologías sólo son viables porque hay sistemas espaciales que dan soporte, permiten una infraestructura para eso", explicó en el marco del inicio de una feria importante en Brasil: El Primer Mes Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovaciones, encabezada por el ministro del ramo, Marcos Pontes.

México puede anunciar hoy la construcción de carreteras, ductos, puentes o puertos que pueden lucir necesarios, pero lo indispensable para conectarse con la realidad pospandémica sólo puede salir de centros de innovación tecnológica en los que deben invertir las empresas… para su propio beneficio.

El mismo presidente López Obrador está al tanto de la urgente actividad que requiere México en la materia.

Anunciaron su asistencia a Industrial Transformation México, un encuentro virtual de la feria de tecnología alemana Hannover Messe. Tendrá sede en León, Guanajuato, a fin de mes.

Ahí hablarán de pendientes en materia de ciberseguridad, eficiencia energética y transformación digital, lo patrocinan dos empresas… extranjeras: Huawei y Nokia.

Ojalá que los empresarios nacionales muestren esta mañana que ya se subieron a la ola.

COLUMNAS ANTERIORES

¿La gasolina da razón a AMLO?
¿Y ómicron? ¿Ya pasó el susto?

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.