Parteaguas

El gran paquete de la maestra Delfina III

En la Universidad Politécnica de Yucatán quieren enfocarse en la modernización aeronáutica, aprovechando tendencias que apuntan al espacio.

¿Recuerdan esos muñecos de prueba a bordo de un coche expuesto a un choque?

Sucede que esos dummies están en peligro de extinción. Tecnología hecha en Francia usada en México empuja su salida. La utilización y los frutos nacionales de esa mezcla dependen ahora en buena medida de la maestra Delfina Gómez, responsable de la SEP.

Esto es para jóvenes emocionados con trabajos relacionados con todo lo que cambiará durante este siglo.

Gómez representa el vínculo oficial del país con Francia y la empresa Dassault Systèmes, dueña de My3DExperience, una plataforma que recrea digitalmente el mundo con todos sus componentes y materiales, para que ustedes no tengan que, por ejemplo, derribar un avión que recién diseñaron, a fin de entender un posible desastre. A estos prototipos pueden llamarlos 'gemelos digitales'.

Ayer, empresarios y funcionarios inauguraron un equipado salón en la Universidad Politécnica de Yucatán (UPY) en el que entrenarán a mexicanos hábiles en diseño digital basado en el software de Dassault. Es uno de ocho Laboratorios Académicos de Innovación, Diseño y Manufactura Digital que instalarán en el país, dos estarán en ese estado.

Entre otros líderes ahí estuvo Daniel Parfait, CEO del francés Grupo Safran en México, empresa que en Querétaro construye esas 'aspas' que ustedes ven en las turbinas cuando abordan un avión. Esos álabes hechos en el Bajío tienen la peculiaridad de ser ligeros porque son fabricados a partir de un nuevo método que usa resistentes fibras tejidas, en lugar de metal como estructura.

Aquí expliqué previamente que Querétaro, amén de Nuevo León y Sonora, esperan infraestructura similar a la instalada ayer en Yucatán, dentro del plan de una Red Nacional de Laboratorios para la Innovación y el Diseño Digital.

El proyecto lo dejó armado el anterior secretario de Educación Pública, Esteban Moctezuma, y su operación cayó en las manos del coordinador general de las Universidades Tecnológicas y Politécnicas, Herminio Baltazar Cisneros, quien acompañó al gobernador Mauricio Vila en el banderazo de ayer. ¿Se trata solamente de una nueva apuesta académica?

La experiencia de Óscar Velázquez con Dassault indica que esto es negocio. Él es presidente de Impact MX, una compañía de servicios de innovación basada en la Ciudad de México, en la que invirtió esta empresa francesa.

Persiguen proyectos con beneficios sistémicos exponenciales. Pueden resumirlo como la estrategia de rediseñar un mundo mal acomodado por humanos que hasta ahora viven en buena medida, de destruir su entorno.

Las empresas más grandes de manufactura se acercan a Impact MX cuando quieren, digamos, hacer más ligeras las puertas de un automóvil para que gaste menos combustible.

Pero ellos también aceleran proyectos de emprendedores dueños de una patente.

Va un ejemplo: potentes deshumidificadores que extraen el agua del ambiente para que ustedes la beban. Otro: en la casa y en el restaurante ustedes guardan en el refrigerador verduras muertas. Pueden estar frescas, pero no vivas.

Un emprendedor independiente prepara con Impact MX el prototipo de una 'maceta' sobre ruedas que guarda esos vegetales vivos y los mantiene así con neblina de aeroponía para que cuando ustedes regresen a un restaurante, el mesero les acerque dicho recipiente futurista, del que podrán cortar algunas hojas de lechuga o de espinaca para una ensalada.

El equipo de Velázquez conecta a sus clientes y socios con dueños de capital de riesgo y con una red de laboratorios internacionales que mejoran el diseño, y su trabajo conjunto acaba en plantas de manufactura de Shenzhen, China, que fabrican todo a partir de información digital enviada desde México.

La punta de esos procesos inicia en lugares como el nuevo laboratorio en la UPY, del tipo que también tendrá la Universidad Tecnológica Metropolitana, en Mérida.

En la región quieren enfocarse en la modernización aeronáutica, aprovechando la presencia local de empresas como PCC Airfoils, y de tendencias que apuntan al espacio, ahora que los dos hombres más ricos del mundo quieren llegar a Marte.

¿Vieron el éxito en el amartizaje de ayer? Maestra Delfina, es su momento.

El autor es director general de Proyectos Especiales y Ediciones Regionales de El Financiero

COLUMNAS ANTERIORES

¿‘Chocolates’, justo ahora?
Hay un reactor gigante de fusión en el cielo

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.