A $11.60 por litro, en EU la gasolina baja por el coronavirus
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

A $11.60 por litro, en EU la gasolina baja por el coronavirus

COMPARTIR

···
menu-trigger

A $11.60 por litro, en EU la gasolina baja por el coronavirus

04/03/2020
Actualización 04/03/2020 - 10:33

Es porque todos esperan una baja en la demanda, por eso bajó el precio de la gasolina en Estados Unidos en estos días. El mercado así opera, cuando lo dejan.

Ayer quedó claro el miedo que tienen los estadounidenses al coronavirus causante de Covid-19, cuando su Banco Central, la Reserva Federal, inyectó 'esteroides' a la economía de su nación, vía una reducción de tasas financieras.

Como hoy la gente enfrenta más riesgos al salir a la calle, podría dejar el carro más tiempo parado, lo que resulta en que allá el precio de la gasolina regular promedie el equivalente a 11.60 pesos por litro, ya con impuestos, de acuerdo con la Agencia de Información Energética (EIA) de ese país. Hace un año estuvo en 11.75 pesitos.

¿Acá en México? Depende a cómo la paguen ustedes, pero no estará lejos de los 20 pesos por litro. ¿La diferencia en donde se queda? Probablemente sepan en Palacio Nacional.

Impuestos marca IEPS o IVA hoy resultan una inyección de vitaminas para un gobierno urgido de ingresos, debido a que el país avanza cada vez más lento y muy posiblemente no podrá cobrar en 2020 el Impuesto Sobre la Renta que estimaron los diputados y la Secretaría de Hacienda, a cargo de Arturo Herrera.

Tengan en mente un 'número que deben saber'. Es un dos.

La sugerencia textual viene de los vecinos, los líderes de las empresas más grandes de Estados Unidos que piden a los habitantes de ese país ir a trabajar y cuidar que la economía crezca un dos por ciento, meta que empiezan a ver difícil como consecuencia del coronavirus.

El mensaje viene de la US Chamber of Commerce que aún encabeza Tom Donohue, un personaje bien conocido por el presidente Andrés Manuel López Obrador.

Sí sugieren a sus coterráneos tomar medidas de precaución para no enfermarse, pero si carecen de síntomas, abandonen la cama y pisen el acelerador.

“En Estados Unidos no hay necesidad de un cambio drástico en el comportamiento”, difunden los empresarios en un mensaje puntual enviado a su gremio, que está lleno de sutil filosofía estadounidense: nada de taparse con el codo: “cubran su tos o estornudos con un pañuelo desechable, luego tírenlo a la basura”. Antes de eso, pasen a la caja a pagarlo.

Ante el aparente pánico, la EIA redujo sus previsiones de precios de combustibles en ese país debido a un esperado aletargamiento económico. Un freno, vaya.

Eso debería traer al menos una noticia positiva para su vecino del sur, un país lleno de automovilistas adictos desde tiempos foxistas a la compra de gasolina importada que desde hace tiempo es allá más barata.

Pero no. Hasta ahora no es posible bajar el precio. Tal como ocurrió con los 'gasolinazos' de Felipe Calderón y de Enrique Peña Nieto, la gente que posee un automóvil en México devino en sustituto de los extranjeros que compraban antes mucho más petróleo que ahora.

Alguien debía pagar la caída en la producción de Cantarell y ese alguien es desde hace sexenios, quien hoy maneja su Volkswagen, su Ford, su Nissan, Mazda…

Por eso el presidente López Obrador advirtió antes de que comenzara su administración que no podría bajar los precios durante los primeros tres años del sexenio.

El entonces secretario de Hacienda, Carlos Urzúa, advirtió que no alcanzaría para pagar los gastos. Que al menos debía aumentar los precios de la gasolina al ritmo de la inflación.

Hoy, con todo y esa acción, cae menos dinero. En enero, el gobierno de AMLO recibió 4 por ciento menos ingresos por la vía de IEPS a combustibles, de acuerdo con datos de la SHCP.

Eso ocurre durante el pleno estancamiento de la economía nacional en la que pocos quieren invertir; la desaceleración de la dinámica estadounidense y el arribo del golpe temporal del coronavirus.

Si quiere pagar sus cuentas y las crecientes pérdidas de Pemex, para el gobierno no hay opción de bajar los impuestos en la gasolina y por tanto su precio. Una refinería en Tabasco a la que aspiran en Palacio, no puede con el paquete de surtir a todos y bajar el precio de toda la gasolina nacional. La gasolina cara, aquí, luce como un padecimiento crónico.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.