Parteaguas

‘Prefiero ser optimista y tonto…’

La secretaría de Economía enlistó el fin de semana inversiones por más de 36 mil millones de dólares que caerán destacadamente en Querétaro.

Hay razones para ponerse de malas, seguramente. Pero aquellos que prefieran ver oportunidades de negocios en México hoy tienen buffet.

La frase ‘Prefiero ser optimista y tonto que pesimista y tener razón’ se atribuyó a Albert Einstein y más recientemente a Elon Musk. Conviene revisitarla.

No hay derecho a disentir si no vieron los datos que reveló ayer el Inegi. El crecimiento económico de México sorprendió a los analistas: “Cupido flechó a la economía”, divulgó ayer el banco Ve Por Más a sus clientes en un reporte en el que subrayó que en febrero, México presentó su mejor expansión mensual en casi tres años. La variación interanual se aceleró de 1.9 a 4.4 por ciento en el Indicador Global de la Actividad Económica.

Aquí es en donde los detractores del presidente Andrés Manuel López Obrador empiezan a alborotarse. Para ellos: los datos son del Inegi y la opinión es de un banco independiente.

Claro que andamos mal en seguridad. Pero conviene, ahora sí, serenarse si quieren tomar decisiones que les convengan. Allá ustedes, si siguen haciendo berrinche.

Va un ejemplo: en el presente, los mexicanos fortalecen su calidad de mecánicos de Norteamérica.

No soy partidario de las inversiones en una industria automotriz que con tanta competencia china batalla para sacar ganancias y viene acá por los bajos salarios, pero no por eso dejo de reconocer el montón de empresas que llegan a esta nación experta en apretar tuercas.

La Secretaría de Economía enlistó el fin de semana inversiones por más de 36 mil millones de dólares que caerán destacadamente en un estado del que les vengo avisando: Querétaro debe recibir 5 mil 783 millones o 16 por ciento de la friolera en cuestión.

Ahí llega dinero de la autopartera Mahle y de la fabricante de equipos de energía, Eaton, pero la aguja la mueve más la apuesta de Amazon, a través de su brazo tecnológico AWS, que invierte en files de ‘servidores’ que a los tecnólogos les gusta llamar ‘la nube’. Ahí hay posibilidades de elevar salarios, de encontrar negocios.

Este rubro tan técnico es englobado por el gobierno bajo el viejo término de ‘medios masivos’, que anunciaron inversiones por 4 mil 963 millones de dólares.

Ese negocio es para quienes entienden de software y esta semana les traeré más noticias al respecto.

Un tren llamado Texas

Una locomotora nos arrastra. El mismo gobernador texano que hoy es hostil con los inmigrantes más pobres, hace tiempo estableció una estrategia con mexicanos del tipo que gusta de asistir al Club de Industriales, en Polanco.

Era 2015. Rodeado de políticos en el Salón Chapultepec de esas instalaciones, Greg Abbott preguntó a un grupo de empresarios: “¿Quiénes aquí ya hacen negocios con Texas? ¡Levanten la mano!” Echó un vistazo y siguió: “Bien, son muchos. Me aseguraré de que la próxima vez sean todos”, sentenció.

El año pasado, Texas representó casi el 10 por ciento de la economía de Estados Unidos, solo está detrás de California, que también jala a México.

Austin se convierte en el nuevo San Francisco. Tesla muda operaciones a ese estado que también alberga las de SpaceX. La más alta manufactura estadounidense se concentra en ese estado, cuyo gobernador celebra sus relaciones comerciales con su socio del sur:

“Gracias a socios comerciales y de inversión, como México, Texas mantiene su reputación como líder en la economía global”, advirtió Abbott en diciembre.

En el mismo reporte celebró las inversiones de Gruma, Envases Universales y Arca Contal en esa región en la que la marca Topo Chico ya parece local.

En marzo, Texas alcanzó un récord de 14.59 millones de trabajadores no agrícolas. El crecimiento anual de empleos es del 2 por ciento frente a una tasa del 0.1 por ciento.

Ayer publiqué sobre la nueva estrategia binacional para crear expertos mexicanos en semiconductores en otro estado fronterizo, Arizona.

Excluí que además de 11 destacados estudiantes entrenando in situ, hay otros 5 mil 106 del TecNM preparándose en línea con la Arizona State University.

Sí, bajo los argumentos propuestos, prefiero ser optimista y equivocarme a ser pesimista y atinarle.

COLUMNAS ANTERIORES

Los que ganan 380 mil pesos mensuales
Oye Dr. Simi, Mamá Lucha ya factura

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.