Parteaguas

AMLO: ‘Nadie padecerá hambre’ en 2024

Este es parte del compromiso establecido el 30 abril de 2019 por el gobierno de López Obrador en su Plan Nacional de Desarrollo, que fue publicado en el DOF.

¿Conocen a alguien cerca de los 70 años? Vayan a verificar si esa persona tiene dinero en una cuenta de las Afore. Pero háganlo ya.

En el camino, revisen este texto: En el año 2024 en México “nadie padecerá hambre, la pobreza extrema habrá sido erradicada, no habrá individuos carentes de servicios médicos o de medicinas y los adultos mayores recibirán pensiones justas y podrán vivir sin estrecheces materiales”.

Este es parte del compromiso establecido el 30 abril de 2019 por el gobierno del Presidente Andrés Manuel López Obrador en su Plan Nacional de Desarrollo, que fue publicado en el Diario Oficial de la Federación.

Pocos recordábamos quizás ese documento que enlistó sus promesas. En estos días de campañas electorales lo sacaron a la luz dos diputados del mismo partido del mandatario, Morena. Fueron Ignacio Mier Velazco y Angélica Ivonne Cisneros Luján.

Usaron ese plan de López Obrador para exponer sus motivos a fin de modificar varias leyes para extraer el dinero de las Afore de personas mayores de 70 años que no hayan retirado esos recursos.

Lo quieren para crear el Fondo de Pensiones para el Bienestar a fin de ‘completar’ recursos para trabajadores que se retiran.

Ojo, proponen sacarlo a la fuerza, sin consultar con los dueños de ese dinero si desean donar o no. Ahí está lo que coquetea con la ilegalidad.

Sería encomiable que los mayores cedieran voluntariamente su capital en beneficio del bien común. ¿Pero para eso no hay consultas?

Vaya, es loable el fondo de lo que persigue el presidente y diputados afines, consistente en otorgar una pensión digna a todos aquellos que trabajaron durante toda su vida.

El problema es el modo. Nuestros políticos de carrera recurren con frecuencia a la extracción… de petróleo, de cuotas, fondos o recursos de Afore para resolver problemas. Tal vez ignoran la forma de generar riqueza para compartir y recurren entonces a aspirar patrimonios para repartir.

40 mil millones de pesos

Ahora, revisen los datos. Los recursos a los que tendrían acceso al tomar el dinero de los mayores de 70 años, suman unos 40 mil millones de pesos en este 2024, es una cifra enorme para un individuo. Para un país, indica que van a rascar los cajones para buscar monedas:

¿Por qué? Porque este año el gobierno gastará en pensiones 2 billones de pesos (millones de millones) de los 9 billones de pesos del Presupuesto anual. Solo en el reparto del Bienestar de los Adultos Mayores gastará cerca de una cuarta parte del dinero de esa friolera, 500 mil millones.

¿Qué tanto pintan 40 mil millones en ese contexto? ¿Vale la pena una batalla legislativa en pleno periodo electoral?

Esta administración ya pidió más dinero prestado a bancos este año para completar el dinero de las pensiones. Con ello aumentarán las deudas gubernamentales de los mexicanos hasta el equivalente al 5 por ciento del PIB, que son aproximadamente 1.2 billones de pesos.

A sabiendas de lo anterior, propusieron un recorte presupuestario para 2025, a fin de reducir nuevamente ese déficit fiscal a la mitad.

¿Qué otras metas incluye el Plan Nacional de Desarrollo 2019-2024?

Dado que la iniciativa en cuestión se basa en pendientes de ese proyecto, conviene revisar el resto de sus metas. Van ejemplos de los pendientes:

Alcanzar una tasa de crecimiento económico anual de 6 por ciento; reducir los índices delictivos 50 por ciento comparados con los de 2018, incluyendo homicidios dolosos; eliminar la corrupción política y la impunidad; cesar la emigración de mexicanos al exterior por necesidad laboral y garantizar que la población pueda encontrar bienestar.

Noten ustedes, por cierto, que hay rubros en los que este gobierno sí avanzó: crear suficientes empleos para absorber la demanda de los jóvenes y lograr una recuperación del poder adquisitivo de los salarios de al menos el 20 por ciento en un sexenio, están entre los éxitos.

Pero aquí insistiré: para compartir, es necesario primero generar la riqueza, misma que hoy ni políticos ni empresarios están creando al ritmo necesario para acabar con la pobreza. Ya regresaré al tema.

COLUMNAS ANTERIORES

Oye Dr. Simi, Mamá Lucha ya factura
Seis olas que ‘revolcarán’ a la presidenta

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.