Parteaguas

¿Estas elecciones son solo para ‘adultos mayores’?

El formato y contexto de las elecciones convoca a los de mayor edad, porque, ¿quién de los candidatos habla de la diversidad sexual y el cambio climático que le interesa a los más jóvenes?

No es un asunto de edad de los candidatos. Sin importar quién gane la elección presidencial del 2 de junio, Claudia, Xóchitl o Jorge, cualquiera llegará a la presidencia más joven de lo que llegó AMLO, quien logró convocar en su favor a millones de millennials.

Pero esa tercia de políticos no consigue conmover a los menores. Por alguna razón, esta vez, los estudiantes adultos, aquellos etiquetados como generación Z están menos enganchados con las campañas de México que jóvenes de otras eras.

Las razones las indagaremos hoy a las 11:00 horas en El Financiero en una conversación pública con tres representantes de la generación de estos votantes, los también llamados centennials, una multitud gigantesca.

La más reciente encuesta de este medio de comunicación –elaborada por Alejandro Moreno– brinda una base de discusión.

¿A usted qué tanto le interesa la política? Preguntó este año el equipo a una muestra representativa de la población, 73 por ciento de los que tienen de 18 a 25 años de edad respondieron que poco o nada. Solo un cuarto de ellos dijo que le interesa algo o mucho.

La respuesta de aquellos que se aproximan a la edad de jubilación fue inversa. Un cuarto de ellos respondió que “poco o nada”, el resto expuso que “algo o mucho”, misma respuesta que ofreció un 63 por ciento de los mayores de 66 años.

El formato y contexto de las elecciones en México convoca ahora a los de más edad. ¿Y antes? Los estudiantes dieron en buena medida la victoria a Vicente Fox en 2000 para romper la hegemonía del PRI. Sus padres plantaron la semilla de la democracia en 1968.

Los mexicanos más jóvenes ya son felices, relativamente

En términos relativos, los menores de 30 años en México son mucho más felices que los de Estados Unidos. Los datos de la Universidad de Oxford y la agencia Gallup lo confirman en su World Happiness Report 2024.

Ese grupo de individuos mexicanos ocupa el lugar 22 en un ranking de 143 naciones. Comparen esa posición con la 62 de los estadounidenses. Vaya, esa estadística no muestra una grave inconformidad con su situación.

Pero estar contento no significa la inexistencia de oportunidades de mejora, por lo que sería un error determinar que ya con lo que tienen están conformes.

Curiosamente, entre mayores de 60, otra vez, el resultado es inverso. Los estadounidenses en el lugar 10 se dicen más felices que los mexicanos de esa edad, que ocupan el lugar 33.

La generación Z no es apática

Ojo, es un error considerar apática a la generación Z, que está activa políticamente, pero probablemente en ámbitos distintos al discurso de los candidatos a la presidencia en México.

Claudia Sheinbaum defiende la cuarta transformación y un supuesto combate contra la corrupción. El discurso de Xóchitl Gálvez (si acaso tiene uno) es el de insistir en que los de la cuarta transformación también son corruptos. Jorge Álvarez Máynez coquetea con la irrelevancia.

La generación Z es atendida por Tiktok, Instagram y otras herramientas de atracción de público mediante una selección personalizada de contenido, pero unificada por temas sociales como la defensa de la diversidad sexual y el combate al cambio climático, que si bien son globales, tienen claro aterrizaje en la circunstancia nacional.

¿Quién de los candidatos habla de las crecientes emisiones de metano de Pemex? ¿Quién de ellos estructuró una campaña en favor de un sistema laboral híbrido? ¿Quién busca a los estudiantes proponiéndoles otros modos distintos al obsoleto salón de clases cúbico con un maestro como autoridad irrebatible?

A mi parecer, no es que la deneración Z esquive la política. Creo que más bien no le interesan estos políticos.

Opiniones y preguntas para el panel de hoy a las 11:00 serán bien recibidos en la cuenta de X: @parteaguasclub.

COLUMNAS ANTERIORES

Una acción de Tesla vale 2 mil 700 pesos
¡Tesla bañaste!

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.