Parteaguas

Cinco minutos para entender por qué está subiendo el bitcoin

A decir de JP Morgan, el precio de bitcoin podría terminar alrededor de 42 mil dólares y no 61 mil, como ayer.

El bitcoin vuelve a la carga. Bien si compraron y se subieron a tiempo. De lo contrario, hay riesgo de sufrir un poco de ansiedad.

Solamente en los dos primeros meses del año, su valor subió 42 por ciento y ayer se ubicaba por arriba de los 61 mil dólares.

Si invirtieron mil pesos el 1 de enero, hoy cobrarían mil 420 pesos. Solo como comparación: en cinco años, el oro aumentó su valor 58 por ciento; en ese mismo plazo, el bitcoin, mil 484 por ciento.

Pero hay mucho ruido en torno a este producto o activo. Conviene considerar riesgos y hacer preguntas.

¿No estuvo a punto de desaparecer el bitcoin por fraudes?

Un muchacho de 31 años llamado Sam Bankman Fried instaló una ‘tienda de bitcoin’, su negocio llamado FTX entró en el grupo de los exchanges virtuales o casas de cambio que permiten hacer transacciones equivalentes a cambiar moneda oficial, como el peso, por criptoactivos.

En noviembre de 2022 fueron reveladas operaciones indebidas y enfrentó un juicio y la cárcel. De FTX solo queda el nombre de su dominio en internet.

Pero lo que salió del mercado fue la empresa, la casa de cambio, y muy probablemente saldrán otras. Guarden proporciones, pero la quiebra de bancos no implica el final del sistema financiero oficial global.

Hay dos formas de invertir en bitcoin: minando (busquen videos en YouTube), o bien aproximándose a una ‘casa de cambio’ o exchange que promete hacerlo por ustedes, mientras ésta guarda su inversión en un wallet o billetera que les pertenece.

Más vale que se fijen bien con quién lo hacen.

¿Por qué sube de precio ahora el bitcoin?

Por un choque entre la conocida relación de oferta y demanda. Pronto se reducirán los incentivos para ‘producir’ o minar bitcoin, bajo las reglas impuestas en 1999 por Satoshi Nakamoto, el seudónimo que usa el inventor anónimo de este sistema.

El mundo espera un nuevo halving o corte de los incentivos por extraer un bitcoin para abril.

El halving de bitcoin, que ocurre cada cuatro años, reduce a la mitad las recompensas de minería, disminuyendo el suministro nuevo de bitcoin para mantener la escasez.

Este evento programado en el protocolo de bitcoin busca impulsar la demanda y potencialmente el precio, asegurando un suministro limitado y preestablecido de 21 millones de monedas. La estimación es que las últimas monedas sean minadas en 2140. Históricamente, los halvings, como el que habrá de darse en un mes, han llevado a aumentos de precio.

Eso sucede justo cuando poderosas instituciones financieras, como BlackRock, recibieron aprobación oficial estadounidense para ‘vender bitcoin’ por primera vez, aumentando la demanda por parte de inversionistas sofisticados.

Por esas razones hay fricciones entre oferta y demanda.

¿Hay que ‘acostumbrarse a la abundancia’?

Para nada, con esto siempre hay riesgos y ayer surgió la voz de cautela desde el mayor banco de Estados Unidos, JP Morgan, que brindó datos interesantes y unos hielos al café de quienes celebran el ascenso en el valor de la criptomoneda más popular.

Sus analistas advirtieron que esta vez el halving podría no aumentar el precio como se espera. Producir un bitcoin hoy cuesta en promedio unos 26 mil 500 dólares a los ‘mineros’ y por sus efectos habituales podría duplicar los costos a 53 mil dólares. Hipotéticamente, los ‘productores’ de bitcoin dejarían de producir debajo de ese precio.

Pero esta vez podría no ser lo mismo: una mayor dificultad para ‘minar’ sacaría a los ineficientes (aquellos que pagan altas tarifas de energía, por ejemplo). Al quedar los más eficientes, que tienen menores costos, el promedio de producción bajaría.

¿Consecuencia? A decir de JP Morgan, el precio de bitcoin podría terminar alrededor de los 42 mil dólares y no 61 mil, como ayer.

Por cierto. El bitcoin no es el único criptoactivo que subió. Luego hablamos de ethereum o de chiliz, la que les permite afiliarse a su equipo de futbol.

COLUMNAS ANTERIORES

¿Por qué fracasan?
¿A Carstens ya le gustó la Blockchain?

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.