Parteaguas

Ahora el rey de las tortillas ‘ataca’ Mérida

Esta compañía en plena bonanza anunció en Mérida que abrirá una cuarta planta de producción en México, la primera del sur.

Son de esas cosas en las que uno rara vez piensa. ¿Qué pasa con las tostadas rotas? Ustedes no quieren comprarlas y las dejan en el anaquel y mejor agarran las de al lado. Es merma y el fabricante se traga esa pérdida.

No pasa gran cosa cuando son pocas, pero imaginen que ustedes son dueños de Mission, la empresa de Gruma. Ahí sí, los centavos amenazan con hacer ‘boquetes de millones’.

El viernes por la tarde, esta compañía en plena bonanza anunció en Mérida que abrirá una cuarta planta de producción en México, la primera del sur, y por primera vez en el país usará barcos como medio de transporte para sus productos.

¿La razón? Menores costos de envío comparados con el tiempo y precios del transporte terrestre, y sí, menos tostadas rotas en comparación con las que son trasladadas en camión. México los recibe con ‘los baches abiertos’.

Reducir gastos es importante para industrias de márgenes bajos. Las utilidades netas de Gruma representan apenas 6.5 por ciento de sus ingresos, de acuerdo con datos de Bloomberg.

Al cierre de octubre, Gruma reportó un aumento de 17 por ciento en ventas que sumaron mil 694 millones de dólares trimestrales, casi 19 millones diarios, de los cuales, 1.2 millones por día representan ganancias.

“La (nueva) planta tendrá una capacidad de producción de 56 mil toneladas por año, equivalente a generar 20 contenedores por día, y se dedicará a la producción de tortillas empacadas, totopos, productos horneados y botanas. De los empleos generados, 55 por ciento serán para mujeres”, indicó Nader Ernesto Badii González, director de Mission en México.

Se instalará en Hunucmá –área metropolitana de Mérida– y atenderá el creciente mercado del sureste nacional, pero también a los demandantes estadounidenses de Texas y el resto de la costa este, que con Superbowl o sin éste, exigen guacamole con totopos que ahora también llegarán desde el puerto de Progreso.

Para la nueva planta en Yucatán, Gruma aplicará una inversión de 50 millones de dólares en su primera fase, dentro de un proyecto de ocho años que significará una apuesta total aproximada de 180 millones. Se convertirá en el cuarto centro de producción de la empresa en México.

¿Por qué aquí, y por qué ahora? Salvar tostadas es importante, pero más atractivo es atacar un mercado en expansión.

Aquí avisé en noviembre que el número uno y el número dos en el mercado de tiendas de autoservicio en México hicieron sendos anuncios de inversiones para Yucatán, con apenas 35 días de diferencia.

Walmart tiene unas 27 tiendas en el estado, pero de aquí a 2025 sumará otras 28. Chedraui tiene nueve y construirá 13 más.

Las inversiones conjuntas de ambas cadenas sumarán unos 4 mil 915 millones de pesos, poco más de 270 millones de dólares que serán aplicados de 2023 a 2027.

La planta de Mission en Yucatán complementará las ya existentes en Monterrey, Tijuana y Huejotzingo.

Mission se instalará en un nuevo parque industrial de Grupo Súper San Francisco de Asís, de Alberto Abraham Xacur. Su ubicación completará allí un creciente cluster de fábricas de alimentos y bebidas que inició con una inversión de Grupo Modelo y otra de Kekén, la productora de carne de cerdo de Grupo Kúo en Hunucmá.

Atención, este municipio ha recibido inversiones por más de mil millones de dólares durante los últimos 10 años, en buena medida por contar con suministro de gas natural y vías ferroviarias. Sin contar las variadas apuestas inmobiliarias en su puerto de Sisal, por cierto.

COLUMNAS ANTERIORES

¿Ya les cayó el recibo caliente de luz?
¿Las elecciones más calientes?

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.