Parteaguas

Un pedazo del Everest va rumbo a la Luna

La alemana DHL subió a la nave Peregrine su MoonBox, una caja con un pedazo del Everest, fotos, novelas y objetos de personas de todo el mundo.

Es el tercero de una serie, es una lista de lo que en este momento viaja sin rumbo en el espacio y probablemente sin retorno (además del coche que lanzó Elon Musk, hace unos años).

Éste es el final de una breve historia que explica cómo, al menos por esta semana, los mexicanos y los seres humanos en general no cumplirán la meta de ‘tocar’ de nuevo la Luna, en un propósito que ha renacido después de 50 años de no conseguirlo.

La nave que no culminará exitosamente la ruta deseada se llama Peregrine o Peregrina, propiedad de la compañía estadounidense Astrobotic. Lleva un paquete mexicano que contiene una Colmena.

Son cinco ligeros y pequeños robots útiles para estudiar el polvo lunar o el regolito, material lleno de sílica útil para Jeff Bezos, quien desea instalar una fábrica de paneles solares en la Luna. Sí, los seres humanos se aproximan a la meta de llegar a ese satélite a un ritmo de cuatro lanzamientos espaciales por semana. Ya no tardan en conquistar el espacio.

Por mucho que cueste trabajo entenderlo, México es el único país en desarrollo en la Peregrina. El gobierno debió pagar al menos la cuota mínima de 300 mil dólares por el envío.

Los 250 mexicanos que intervinieron para construir en la UNAM los robots de Colmena, estuvieron a punto de conquistar indirectamente la Luna, junto con empresarios y científicos de Estados Unidos, Alemania, Reino Unido, Japón y Hungría.

Pero la nave no puede controlar una fuga de combustible causada por una válvula que no funcionó y lo que va dentro de la Peregrina, se perderá, a decir de lo que informaba hasta anoche Astrobotic.

¿Qué contiene, además de la Colmena?

La alemana DHL subió a la Peregrine su MoonBox, una caja con un pedazo del Everest, fotos, novelas y objetos de personas de todo el mundo. Una cápsula del tiempo única de la historia y la cultura humana.

El Centro Aeroespacial Alemán (DLR) incluyó también un detector de radiación construido en Alemania. Este instrumento es crucial para recopilar datos de radiación en preparación para las próximas misiones Artemisa de la NASA que debe llevar humanos a la Luna en 2026.

Spacebit, del Reino Unido, subió herramientas de análisis de datos espaciales que integran inteligencia artificial y micro robótica avanzada. El revés afecta las ambiciones del sector privado del Reino Unido en datos espaciales y exploración robótica.

Astroscale, de Japón, mandó su proyecto Lunar Dream Capsule, que incluye mensajes de niños de todo el mundo. Esta misión simbólica tiene como objetivo y fin inspirar a la próxima generación sobre lo que significa la exploración espacial y nuestro vecino lunar.

Puli Space Technologies, de Hungría, lanzó una placa única para el proyecto ‘Memoria de la Humanidad en la Luna’, que contenía imágenes y textos de archivo, representando una instantánea cultural e histórica.

Estados Unidos es el país que más apostó a este viaje. La NASA envió un sensor de radiación LETS, desarrollado en el Centro Espacial Johnson, e instrumentos NIRVSS y NSS del Centro de Investigación Ames de la NASA. El sensor LETS recopilaría datos sobre el entorno de radiación lunar, mientras que NIRVSS y NSS están diseñados para estudiar la hidratación lunar, los gases atmosféricos y la composición del regolito.

La Universidad Carnegie Mellon con Astrobotic se centraron en el desarrollo del rover Iris y el rover lunar MoonRanger. Estos proyectos representaron avances significativos en la tecnología de robótica espacial, liderados por estudiantes y profesores de CMU.

Quedará el registro de otras contribuciones notables: un arreglo de retroreflectores láser de la NASA, una criptomoneda de Bitmex (de Seychelles) y almacenamiento digital de Lunar Mission One (Reino Unido). Elysium Space (EU) y Celestis (EU) tenían como objetivo ofrecer servicios conmemorativos lunares.

Aunque parezca el final de las intenciones lunares de los humanos, el hecho de que anoche Peregrina hubiera viajado ya más de 200 mil kilómetros y tenga todavía más de 80 por ciento de sus reservas de energía, significa un éxito relativo para los viajes que están en fila. Esperen aquí noticias de esta nueva industria espacial.

COLUMNAS ANTERIORES

¿Ya les cayó el recibo caliente de luz?
¿Las elecciones más calientes?

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.