Parteaguas

Que mejor maten a mi ‘cuate’

Los humanos tendrán la posibilidad de elegir entre probar ellos mismos los tratamientos o dárselos a su “cuate” virtual a ver qué pasa. La elección es sencilla.

¿Quieren llegar a los 100 años? Si tienen hoy unos 60 años o menos, sus posibilidades crecieron mucho recientemente.

Podríamos hacer una lista de nuevos tratamientos, pero hay que centrarse en una herramienta para que sepan cómo llegarán ustedes con mucha ventaja sobre sus padres al quirófano, en el momento en que deban defender su vida. Ojo, que el gobierno de México tiene la mira puesta en el asunto.

Piensen en que se enferman gravemente y los posibles tratamientos pasan por inyecciones de una determinada ampolleta, o por una operación complicada en el hospital.

Corre tiempo y no hay mucho para hacer pruebas, a menos de que les saquen copias a ustedes mismos, a su cuerpo entero, y entonces sí, los médicos atiendan a sus “cuates” con cada tratamiento para ver resultados en minutos u horas antes de ‘meterles cuchillo’. Al menos una empresa francesa trabaja en ese proyecto.

Dassault Systèmes es una compañía que lleva tiempo ofreciendo ‘gemelos digitales’ de máquinas industriales, para diseñarlas o repararlas simulando los efectos de uso en el mundo real con todo y clima, antes de meter mano en la máquina original.

No es la única, la alemana Siemens usa esa misma tecnología para mejorar esas turbinas indispensables para que ustedes puedan cargar su celular con la energía eléctrica producida con la quema de gas natural.

Pero Dassault consiguió crear el corazón de Emma Twin o de la gemela de Emma con base en el caso anónimo de una mujer. Hoy es posible jugar con su corazón… virtual. Probarlo tanto como sea necesario. Eso podrá repetirse pronto con el de cualquier ser humano.

Aún no es posible hacer su “avatar” completo. Cada parte del organismo humano requiere de replicar su comportamiento y eso empieza por provocar que las máquinas entiendan cómo funciona la piel, un fémur o lo más complicado: el cerebro.

Me dicen que la posibilidad de crear un ‘avatar’ total de cada humano para encontrar su necesaria cura, llegará poco después de 2040, cuando quienes tienen hoy 60 lleguen a esa edad en la cual las cosas se complican.

Los humanos tendrán la posibilidad de elegir entre probar ellos mismos los tratamientos o dárselos a su “cuate” virtual a ver qué pasa. La elección es sencilla.

Eso es importante, pero para fines de nuestra ansiedad por la inmediatez, subrayo que esa tecnología ya está disponible para máquinas o para proyectos de infraestructura por complicados que sean, y hay muy pocos mexicanos entrenados para usarla.

¿Los edificios destrozados en Acapulco habrían resistido el huracán con un vidrio de mayor calibre? ¿Las ventanas que repongan aguantarán un golpe similar? Eso puede probarse antes de las reparaciones. De estar disponible esa herramienta en el pasado, el desastre de la planta nuclear japonesa de Fukushima, destruida por un tsunami, pudo evitarse.

Un recién egresado certificado en esos sistemas franceses puede aspirar a un salario superior a los 50 mil pesos mensuales en empresas como Ford, Volkswagen, Safran o cualquiera de las firmas aeroespaciales de Querétaro.

“¿Explicarles yo? Mejor díganme por qué quieren que yo trabaje para ustedes”, respondió un candidato envalentonado por sus habilidades. Así está ese mercado.

Me enteré del caso de profesores de un plantel del Tecnológico Nacional de México en el cual 11 profesores fueron entrenados durante un programa especial hecho por Dassault para capacitar alumnos de esa que, quizás no saben, por sus más de 600 mil alumnos es la mayor institución de educación mexicana en el país.

De los 11 entrenados, 10 maestros fueron contratados por empresas antes de que pudieran dar clases. A partir de entonces, la compañía junto con la Secretaría de Educación Pública y la Secretaría de Economía, instaló un programa permanente de entrenamiento que está vigente en Laboratorios Académicos de Innovación, Diseño y Manufactura en varios puntos de México, a fin de multiplicar egresados hábiles.

Las dificultades para cualquiera están tan disponibles como las herramientas para hacer carrera o negocio. Aquí les cuento frecuentemente de éstas. ¿Cuántos médicos están revisando las próximas opciones de practicar con gemelos digitales?

COLUMNAS ANTERIORES

Están buscando ‘marcianos’ mexicanos
Rematan pedacitos de Texas por 100 mil pesos

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.