Parteaguas

Monterrey debe cambiar, compadre

México no está en donde se está produciendo lo nuevo, lo más rentable y lo que ofrece más prosperidad. Eso que sucede en la ‘nube’: el diseño del mundo con ayuda de la IA.

Hay pocas ciudades en México en las que la gente entiende lo que es una “cadena de suministro”.

Desde el siglo pasado los regios hacen acero, vidrio y cemento que surten fábricas que los convierten en coches o en edificios.

Su trabajo los llenó de orgullo, merecidamente. ¿Pero no están aún como trabados en la gloria creada por generaciones previas? Sus grandes empresas de hace 25 años siguen siendo las grandes empresas de 2023.

Eso tiene un inconveniente. Para acceder a la economía más disruptiva y rentable y a los mejores salarios, dependen de que el gobierno traiga a Nuevo León empresas que realmente estén ahí. Llegaron las coreanas a Pesquería, las chinas a Salinas Victoria, ahora esperan a Tesla en Santa Catarina.

Los mexicanos necesitan a lo mejor de los regios, que guiaron durante décadas la política y la fuerza industrial del país, su experiencia en negocios combinada con nuevas herramientas ya listas pueden brindar una autopista a la prosperidad. Hay una oportunidad:

El nearshoring, esa lluvia de inversiones para instalar fábricas cercanas a Estados Unidos, está derramando sobre Nuevo León más que sobre ningún otro estado. ¿Qué van a hacer con todo ese dinero? ¿En 25 años seguirán teniendo las mismas grandes empresas?

Ayer pregunté a Wendy Bauer en qué países pasa la mayor parte del tiempo. Me dijo que primordialmente en Estados Unidos, Japón y Alemania.

¿Y a México?, le pregunté. Pues… una vez al año, quizás, me expresó la vicepresidente de AWS Automotive & Manufacturing.

Vaya, la líder de atención a la manufactura de la ‘nube’ que guarda la mayoría de los datos del mundo, no visita con frecuencia un país que presume de ser manufacturero.

¿Qué nos dice eso? Que no estamos en donde se está produciendo lo nuevo, lo más rentable y lo que ofrece más prosperidad. Eso que sucede en la ‘nube’: el diseño de los mercados y del mundo con ayuda de la IA.

Hace unos 100 años los coches cambiaron a sus bisabuelos y les dieron la independencia de ir a donde quisieran cuando quisieran. Pero hoy el coche ya no es el único símbolo de independencia y hay muchos que prefieren no manejar.

Para mantenerse en el juego, armadoras como Ford, Toyota, VW y el resto, preparan una cadena de suministro que dé razones a la gente para seguir comprando.

Eso implica, primero, saber qué quieren ustedes. Hay que recabar datos, acomodarlos y entender qué revelan. Inicialmente, lo que indican es una ruta a la personalización. Los coches van a parecerse a las mascotas. A cada quien el suyo con sus gustos y acomodos.

¿Cómo va a participar Monterrey ahí? ¿Brindando gerentes y trabajadores de planta, solamente? ¿Qué ofrecerán Querétaro, Guanajuato, la Ciudad de México o Yucatán?

Lo que los directivos de empresas medianas esperaban está ahí ya, a su disposición, tanto como lo está para las grandes empresas. Si van a correr los 100 metros, ya salió el disparo.

IBM ofrece WatsonX; Google, Vertex AI; Microsoft, Azure AI y AWS, Bedrock. Ahí están las herramientas para vincular la vieja cadena de suministro con la nueva, que va de los semiconductores, a los vehículos autónomos.

Que las grandes regiomontanas sigan creciendo, pero que las alcancen otras.

Hay regios que van adelante y podrían dar el campanazo, incluso muy lejos de los coches. Julián Ríos cambió hace poco el rumbo de Eva, una compañía de atención oncológica para mujeres. Ahora la llama Edén, por enfocarla mucho más en la ciencia de datos para acelerar diagnósticos. ¿Es lo correcto?

Lean lo que divulgó ayer Werner Vogels –CTO y genio detrás de la operación tecnológica de Amazon– dentro de un listado de predicciones tecnológicas para 2024:

“La femtech finalmente despega. La atención de la salud de las mujeres llega a un punto de inflexión a medida que aumenta la inversión, la atención se vuelve híbrida y una gran cantidad de datos permite mejorar los diagnósticos y los resultados de los pacientes. El auge de femtech no sólo beneficiará a las mujeres, sino que mejorará todo el sistema”.

Julián no es el único, Giovanna Abramo, egresada del ITESM, tiene a Plenna en el mismo carril. Si Monterrey cambia, México cambiará también.

COLUMNAS ANTERIORES

Tesla paga cada vez menos
Querétaro ganó 5 mil millones de dólares

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.