Parteaguas

Somos la neta

Avanza la intención de europeos y asiáticos de traer a México manufactura para estar ‘near’ o cerca de sus clientes, en lugar de cruzar océanos. Pero no estamos solos.

México es la neta, los mexicanos son la neta. La única opción que tenemos es creérnosla. La sugerencia viene de alguien que es de afuera, pero ya es chilango: “Tienen que creérsela”, dijo ayer Xavier de Bellefon.

Él fue director de AXA en México y ahora representa a las empresas francesas en el país.

¿El contexto del comentario? Nearshoring Talks, un foro organizado por la Coparmex y El Financiero para hablar de qué más, de esa palabra que parece la solución a todos los problemas económicos nacionales: nearshoring.

Efectivamente avanza esa intención de europeos y asiáticos de traer a México manufactura para estar near o cerca de sus clientes, en lugar de cruzar océanos. Pero no estamos solos.

El mismo Estados Unidos es competencia cuando se trata de traer inversiones chinas, por ejemplo. Pero estamos además en una lista elaborada a detalle por Bloomberg y que aparece en el número 148 de Bloomberg Businessweek México, revista publicada por El Financiero.

“Conectores del Mundo” denominaron a cinco países clave por vincular regiones fragmentadas por la violencia, la guerra o por pleitos comerciales.

Esas naciones son: Vietnam, Polonia, Marruecos, México e Indonesia.

Durante el panel que conduje en el encuentro, Ildefonso Guajardo, el exsecretario de Economía, tuvo el tino de advertir que en esas economías no hay un mismo sistema de gobierno.

Aún con esas diferencias de ideologías entre sus líderes, todos defienden la libertad de dejar a sus pueblos hacer. De crear y fomentar los negocios internacionales, para que cumplan con la función social de dar empleo.

Entre esas naciones conectoras destaca una: México, que ha recibido 162 mil millones de dólares de inversión nueva desde 2017; ya luego están Vietnam, con 139 mil millones; Polonia, con 125 mil millones; Indonesia, con 90 mil millones y Marruecos, al final, con 34 mil millones, datos de Bloomberg. Los mexicanos se convirtieron luego de la pandemia, en el principal proveedor de Estados Unidos.

Eso no significa que ya la hicimos. Falta energía renovable e infraestructura en puertos, entre otros elementos y seguridad, mucha seguridad en carreteras.

También falta que quienes leen esto se preparen en habilidades digitales. Hay que aprender de nuevo, sugirió el CEO de DHL en México, Antonio Arranz en su turno.

El gobernador de Puebla, Sergio Salomón Céspedes, asegura que sus coterráneos están al tanto. Están creando nuevos centros de estudios para entrenar a muchos, entre otras áreas, en la de electromovilidad, o fabricación de vehículos eléctricos. Potencialmente también coches a hidrógeno.

Pero atención, Wolfgang Dold apuntó: ojo con el servicio ‘postventa’, una vez que traigan inversiones, deben cuidar su seguimiento para que no haya empresarios arrepentidos. ¿Quién es él? El embajador de Alemania en México, que habla por Volkswagen, que es la sangre de la economía poblana.

Sí hay un montón de retos. Pero hoy también hay un montón de oportunidades. Tomen el banco que prefieran. Yo quiero creer que somos la neta.

COLUMNAS ANTERIORES

AMLO: ‘Nadie padecerá hambre’ en 2024
¿Y ese cablecito, Mérida?

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.