Parteaguas

¿Pemex va mal, nos va a ‘cargar el payaso’?

Pemex vende cada vez menos petróleo y gasolina, pero la debacle petrolera no nos noquea porque el crudo ya no es lo que fue.

No va a “cargarnos el payaso”. No en los términos de esa chulada de frase que merece atención especial (e iremos a eso). Primero lo de Pemex. ¿Cómo está eso de que a la empresa favorita de los libros de la SEP le bajaron la calificación crediticia y el dólar sigue en precio de ganga, a 16.75?

¿No están atadas el alma y la economía mexicana al destino de la empresa petrolera?

Los datos que ofrece el presidente Andrés Manuel López Obrador describen el escenario. La empresa tiene menos empleados este año que el pasado. Son 8 mil menos que en 2018, cuando empezó la historia de este gobierno.

Los mismos datos que ofrece el director Octavio Romero describen cada vez menos petróleo y gasolina: 1.591 millones de barriles diarios de crudo producidos en mayo, 0.211 millones menos que en hace cinco años. Vendió 644 mil barriles diarios de gasolina que son 119 mil barriles menos que cuando comenzó esta administración.

Cobra un promedio de 4 mil 644 millones de pesos diarios y eso sí es más que en 2018, cuando los precios del petróleo y la gasolina eran más bajos. Pero sus ganancias brutas son ahora de la mitad respecto a aquellos días, debido a gastos crecientes. ¿Sus deudas? Siguen prácticamente en el nivel de 2 billones de pesos (millones de millones). No bajan.

Con justa razón, seguidores de AMLO dicen que Enrique Peña Nieto y los demás dejaron el negocio torcido. Pero en algún momento todos entraremos en razón: esto está tan canijo que “ni AMLO” lo levanta. El mismo presidente dice que ya mejor va a dejar el petróleo en el subsuelo “para futuras generaciones”.

Si ustedes tienen un negocio de pan, saben que si cada vez hacen menos pan, venden menos pan y aunque éste suba de precio, el negocio no va a funcionar. Menos cuando la gente quiere dejar de engordar… o de contaminar con gasolina, tratándose de Pemex.

Pero pese a todo lo anterior, ni esta terrible situación provoca que “nos cargue el payaso”.

Dicen que la frase surgió de los rodeos en el norte de México, en donde uno de estos coloridos personajes suele recoger jinetes caídos después de que un toro los ha revolcado. Si te “cargó el payaso”, es porque estás en un grave problema, o de menos, quedaste en calidad de cubeta de albañil. México no está así.

El dólar evidencia que los pesos tienen buen valor, por varias razones. La principal está en el orden que le heredaron a este gobierno en finanzas públicas y en la reñida competencia que da el Banco de México a las tasas que pagan los bancos de Estados Unidos a los inversionistas.

La debacle petrolera no nos noquea porque el petróleo ya no es lo que fue.

Cada vez entrega menos dinero al gobierno, que se recarga ahora en impuestos que cobra a empresas privadas (piensen en bancos, fábricas, centros comerciales y un montón de oficinas sobre Paseo de la Reforma o en la sampetrina avenida Ricardo Margáin).

De todo lo que producen los mexicanos cada año, las exportaciones de crudo de Pemex aportan apenas poco más del 3 por ciento. Son 600 mil millones de pesos que suenan mucho para los mortales, pero navegan dentro de un mar de 19 billones de pesos. Hagan la conversión: son unos 35 mil millones de dólares dentro de un PIB de 1.1 billones (trillions).

A Hacienda, Pemex ya solo aporta 6 por ciento de los ingresos, de acuerdo con datos a mayo, luego de una caída escandalosa de 49 por ciento en sus aportaciones respecto a las de 2022. ¿Entonces no pasa nada con la petrolera a la que ya le dieron una calificación color rojo en Fitch?

Sí pasa. Ustedes a través de su gobierno pagan el error de elegir a Pemex como destino de inversiones improductivas. Por eso el gobierno deja de invertir en todo lo demás.

Podría haber más lugares y mejores maestros en las universidades, podría pagar bien a la fuerza pública para que no se pase del otro lado. Podría eliminar los baches y reparar el Metro. Podría haber medicinas en el IMSS.

Pero hay que sacar para Pemex. No es que nos “cargue el payaso”, es que todavía tienen contenido el toro.

COLUMNAS ANTERIORES

¡Tesla bañaste!
Querétaro a volar

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.