Parteaguas

¿Debe Pemex hacerse ‘inteligente’?

La producción petrolera va para abajo, por tanto, es necesario revisar si entre lo que puede hacer Octavio Romero por Pemex está el invertir en IA como hacen otras petroleras.

En febrero, Pemex produjo menos petróleo que en febrero de 2022. Su producción es menor que cuando comenzó el sexenio vigente.

Independientemente de deseos y anuncios, la producción petrolera que reporta esta empresa que es de todos, va para abajo. Por tanto, es necesario revisar qué puede hacer Octavio Romero y el resto del equipo de la compañía.

No hay modo de escapar en estos días del aroma de la inteligencia artificial (IA). Consciente o inconscientemente. Cuando usan TikTok o Instagram, les están entregando lo que algoritmos matemáticos determinan que es para ustedes, específicamente.

Para quienes gobiernan una nación o una empresa, la ansiedad de saber qué herramienta usar para subirse al tren de la IA, comienza con la sola sospecha de que su competencia u otro político podría estar usándola ya.

Es posible que haya un proyecto en camino, pero de manera pública no es muy conocida alguna propuesta para establecer un proyecto en Pemex de esa naturaleza. Otras petroleras relevantes sí parecen entusiasmadas, al menos con la idea.

¿Usan las petroleras Inteligencia Artificial?

La europea Shell usa IA y aprendizaje automático para al menos un propósito: evitar que su equipo se descomponga.

Le llaman mantenimiento predictivo y utiliza análisis de datos para monitorear máquinas. Entrenan a las computadoras para detectar mediante sensores cualquier comportamiento anormal que indique signos tempranos de falla.

¿Qué ganan? Evitan posibles tiempos de inactividad no planificados. Imaginen un pozo petrolero en el que la empresa está pagando la renta de fierros y gente. Si se queda parado, no hay ingresos, pero sí gastos.

Exxon Mobil tiene un programa similar, pero incluye cosas adicionales. Ha trabajado con el MIT para desarrollar modelos de IA que puedan ayudar con la eficiencia energética y la reducción de emisiones.

BP ha estado invirtiendo en inteligencia artificial y tecnologías digitales para mejorar sus operaciones y reducir costos. No siempre con éxito.

En 2019, BP Ventures una empresa interna de la compañía enfocada en explorar innovación, invirtió 5 millones en el financiamiento de la Serie A de una startup llamada Belmont Technology. En este caso, una plataforma de geociencia basada en la nube utilizando IA.

Es útil tener en México una Litoteca Nacional, pero ¿cómo digitalizar y aprovechar toda la información de etiquetas pegadas en rocas que fueron extraídas del subsuelo desde hace más de 100 años?

La plataforma en la que invirtió BP consideraba “gráficos de conocimiento”.

“Los expertos de BP alimentan la plataforma con información de geología, geofísica, yacimientos e información histórica del proyecto. (La IA) vincula intuitivamente esa información, identificando nuevas conexiones y flujos de trabajo, y creando un sólido gráfico de conocimiento de los activos subterráneos de BP”, presumió la petrolera hace tres años.

Hoy no hay rastro de Belmont Technology. Es posible que su sistema ya forme parte del software interno de BP o que simplemente haya desaparecido.

¿Es un riesgo invertir en IA?

Sí. También es el no hacerlo. Si Pemex está invirtiendo dinero de ustedes que pudo comprar muchas medicinas o construir una red de escuelas, lo menos que se espera es que lo haga eficientemente. Y lo más eficiente es hacerlo con el uso de la ciencia de datos que es la base de la IA.

¿Es de vida o muerte? Quizás. Un buen ejemplo será ver lo que pasa con IBM, que creó una tecnología de IA llamada Watson, que ganó el famoso juego de Jeopardy desde 2013. Ahora es una “desconocida” OpenAI la que sacó a la luz esa tecnología con su ChatGPT. De Watson pocos se acuerdan.

COLUMNAS ANTERIORES

Síganle con sus mexicanadas
Argentina ‘mata’ Tesla

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.