Parteaguas

¿La menopausia puede ser un negocio?

La menopausia representa un mercado que crecerá a 16 mil millones de dólares para 2025, precisó CB Insights.

Cada vez somos más gente y más viejos. Los millennials ya llegaron a los 40 años de edad y ni hablar de las generaciones que les preceden.

Todos necesitan atención médica, solamente en México hay tantas mujeres y hombres por cada grupo de edad, que ya provocan el nacimiento de proyectos para atender necesidades bien específicas.

Alrededor de 10 millones de mexicanas podrían llegar a la menopausia durante lo que resta de la década. Ese número es aún más grande en Estados Unidos.

¿Qué tan bien serán atendidas durante este proceso?

“Más nuevas empresas están poniendo su atención en problemas desatendidos como la menopausia a medida que el espacio de salud de la mujer continúa expandiéndose”, advirtió esta semana la consultora neoyorquina de empresas de tecnología CB Insights.

“La menopausia representa un mercado que crecerá a 16 mil millones de dólares para 2025″, precisó la compañía respecto a sus previsiones para Norteamérica.

Atención: La mayoría de las mujeres no recibe educación sobre la menopausia en la escuela, lo que dificulta que identifiquen síntomas de la menopausia y busquen apoyo.

En una esquina de la Colonia Florida de la Ciudad de México, nació recientemente Plenna, una startup cofundada por las mexicanas Giovanna Abramo y Lorena Ostos Rangel que apuesta precisamente a la atención de la salud de mujeres.

El sistema médico tradicional fue creado bajo una lógica masculina, apreciable incluso en el diseño de clínicas y hospitales.

Las instalaciones del negocio de Abramo y Ostos, a diferencia de otros, podrían ser confundidas con las de un ‘spa’.

En Estados Unidos, Vira Health, que recaudó una serie A de 12 millones de dólares en marzo de 2022, lanzó Stella, que proporciona terapias digitales para la menopausia.

La transición a este periodo en la vida de las mujeres puede estar asociada con varios síntomas angustiantes, como deterioro cognitivo, sofocamiento, sudoración e insomnio que duran aproximadamente siete años.

Las opciones de tratamiento médico son limitadas y sólo una cuarta parte de las mujeres afectadas lo reciben, advierte CB Insights.

Stella ofrece orientación personalizada que respalda los cambios de comportamiento y estilo de vida y ayuda a las personas a controlar los efectos de la menopausia. La compañía planea expandir su enfoque para cubrir otros problemas de salud comunes que enfrentan las mujeres.

Rory, otra firma estadounidense, conecta a los pacientes con médicos que pueden tratar los síntomas de la menopausia con medicamentos recetados y suplementos, todo entregado discretamente en el hogar del paciente.

La empresa matriz de Rory, Ro, recaudó 150 millones de dólares en fondos de la Serie D a principios de 2022, valorando la empresa en 7 mil millones de dólares, de acuerdo con CB Insights.

Algunas empresas se acercan al mercado de las mujeres en menopausia desde ángulos no médicos.

Revisen el caso de la inglesa Fifty One Apparel, que utiliza materiales de alta tecnología para diseñar ropa que regula la temperatura para aminorar los síntomas referidos.

La compañía ofrece camisetas, chalecos, y leggins que pueden ser comprados en línea con precios que empiezan en el equivalente a unos 700 pesos.

“Nuestra elegante colección de ropa de día, de noche y de salón para la menopausia está creada con Tecnología Espacial Certificada, desarrollada para la NASA, para mantenerte fresca en cada ocasión”, asegura, Fifty One Apparel.

Hoy, la tecnología ofrece una segmentación de mercado cada vez más específica, notoria incluso en casa. Salvo por alguna rara excepción, nadie sigue exactamente al mismo grupo de personas en Instagram o TikTok.

Cada industria enfrenta este mismo proceso, quienes se adelantan toman ventaja de ofrecer servicios y productos vía internet para cada individuo. Leerán con frecuencia sobre el tema en este espacio.

COLUMNAS ANTERIORES

Antes de opinar sobre la reforma de AMLO
El sur, Claudia

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.