Parteaguas

¿Por qué pagan tan poquito?

Los mexicanos no han aumentado su productividad en 20 años. Ésta se construye capacitando a la gente, facilitando el camino a las empresas.

Los de 20 años ya deben estar en la calle. Nacieron en este siglo y no entienden de la crisis de 1995 y menos de las de los ochentas que vivieron sus padres.

Para ellos, la fuente de información es el Instagram o TikTok en donde músicos y celebridades exhiben su riqueza. Hay algo que no les ‘checa’: los salarios en un centro comercial rondan los 6 mil pesos mensuales. Son menos de 300 dólares que no alcanzan siquiera para un buen smartphone.

¿Por qué pagan tan poquito?, me pregunta un miembro de esa generación. ¿Qué sabes hacer?, le reviré.

Hablar y moverse sin dificultades es una característica que comparte con otros 55 millones de personas en México en edad de trabajar. Casi todos podrían cubrir uno de esos puestos laborales mal pagados. Desafortunadamente para el grupo de centennials que viene llegando a la fila, si no les gusta ese sueldo, hay cientos más esperando atrás.

Saber inglés los pondría quizás en un selecto grupo de unos 3 millones de personas que dominan ese idioma en el país y les concedería acaso un beneficio, pero no una solución definitiva: sucede que los negocios en México, como no sea en la playa, rara vez persiguen a un público global que genere más riqueza nacional.

Un análisis liberado esta semana describe un nudo que amarra al país. Mariana de la Paz Pereira López, Leonardo Iacovone, Rafael Muñoz Moreno y Eduardo Olaberria sacaron la lámpara e iluminaron una cueva nacional desde el Banco Mundial, en un documento llamado: Crecimiento de la Productividad en México.

Primero, debería llamarse ‘Decrecimiento’ y segundo… ¿qué diablos es la productividad?

¿Cuánto producen ustedes? Una cosa es cuánto tiempo trabajan y otra diferente es cuánto vale lo que producen.

Mover un montacargas o el digno trabajo de barrer la calle tienen un valor, mientras que el mismo tiempo invertido en retirar un tumor en el quirófano, tiene otro distinto, superior.

En los negocios, quien atiende a la gente en un call center es importante para Amazon Web Services, pero tiene mucho más valor para la empresa el trabajo de quien coordina la migración de millones de datos de los viejos servidores de una cadena de supermercados, a la nube de esta plataforma global.

De acuerdo con lo revelado por el Banco Mundial, muy pocos connacionales y empresas mexicanas comprenderán aún el valor de la digitalización o de la inteligencia artificial. No invierten en innovación o en hacerse más productivas.

Es una excepción la que contrata personal capacitado, porque no lo necesita de manera inmediata. Lo que requiere es atender un mostrador y cubre ese problema con salarios de seis mil pesos. En un país en el que abunda la gente, ese no es un problema.

¿Entonces es culpa de los negocios?

No necesariamente. Están la ‘tramititis’, la violencia y la incertidumbre política que espantan inversiones. Sin dinero no hay apuestas en innovación y sin innovación los empleos siguen siendo los mismos mal pagados.

Pero hay un serio problema que apunta a un grupo muy influyente que se reunirá al final del mes en Acapulco, durante la tradicional Convención Nacional Bancaria.

Los bancos mexicanos han formado un pequeño club que derivó en obstáculo para el crecimiento:

“Tres bancos concentran más de 50 por ciento de los activos bancarios totales de México. Los bancos con mayor poder de mercado se enfocan en los segmentos de mercado más rentables y cobran tasas de interés más altas, especialmente a las pequeñas empresas con garantías limitadas”, denuncia el citado documento.

Los mexicanos no han aumentado su productividad en 20 años, revela el Banco Mundial. Ésta se construye instruyendo a la gente, facilitando el camino a las empresas y dándoles acceso a dinero para que inviertan. La experiencia de otras naciones muestra que eso genera riqueza.

Hasta ahora, el foco nacional está lejos de ese ánimo, y más en el de cuidar lo poco que hay y repartirlo ‘mejor’. Falta espacio para abordar el tema, pero lo anterior explica un poco por qué pagan tan poquito en México. Por la baja productividad.

COLUMNAS ANTERIORES

Están buscando ‘marcianos’ mexicanos
Rematan pedacitos de Texas por 100 mil pesos

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.