Parteaguas

Primero más pobres

Lo triste es pensar en que los mexicanos deben adaptarse a la pobreza, en lugar de generar vías verdaderas para un progreso.

Es un asunto de enfoque. El presidente quiere atender a los pobres y eso está bien.

Lo que no es comprensible es acomodar el país para que sea pobre, sin margen para un futuro próspero.

Xi Jing Ping es un hombre que fue agricultor y debió refugiarse en cuevas durante la fase de pobreza más agobiante de China.

Desde que encabeza el poder político de esa nación, defiende la práctica de un “socialismo con peculiaridades chinas” que fomenta la riqueza y distribuye los beneficios de ésta.

Desde 2013 cuando llegó al poder, los ingresos de Alibaba crecieron más de 20 veces; los de Tencent, ocho veces; los de Xiaomi cuatro veces y si bien de Huawei no hay detalles, revisen entre sus amigos cuántos ya son clientes de la compañía. Las antenas que hacen que este texto llegue a su celular, están llenas de sus aparatos.

China se enfoca en generar riqueza y eso preocupa a los países aliados de la OTAN que perciben una amenaza en el ascenso del país asiático.

Los chinos no fomentan su crecimiento a través del petróleo, no porque no sea negocio, sino porque esta actividad es traicionera y ya no crece como lo hizo el siglo pasado. Sinopec tiene 25 por ciento menos ingresos que los que tuvo en 3013.

Pero el sistema que quiere adoptar el presidente Andrés Manuel López Obrador en México tiene acaso un interés tímido en la tecnología.

Atención que sí hay algo, pequeño pero hay. Recuerden que solo la estadounidense Microsoft invierte mil 100 millones de dólares en una red de inmuebles y equipos que ampliarán su servicio de nube en la región.

Además, el ahora embajador Esteban Moctezuma heredó un programa importante a la actual secretaria de Educación Pública, Delfina Gómez.

Éste consiste en equipar instituciones gubernamentales como la estatal Universidad Politécnica de Yucatán, con laboratorios que incluyen infraestructura que permite el diseño de productos mediante ‘gemelos digitales’, con un sistema de la francesa Dassault Systems.

En cualquier caso, el esfuerzo se basa en aportaciones e intereses económicos de terceros, más que en la generación de campeones nacionales que compitan por un pedazo del mercado más creciente en el mundo, que es el digital.

La concentración gubernamental parece enfocada en la tarea hasta ahora de nulo éxito, de abaratar productos de primera necesidad para que los pobres mexicanos puedan pagarlos.

Pese al esfuerzo, la electricidad y la gasolina aumentan de precio; sucede algo más complicado incluso, con el gas LP.

Sí debe reconocerse la política de atender a quienes no pueden pagar debido a que no recibieron oportunidades, como una buena educación.

Pero lo triste es pensar en que los mexicanos deben adaptarse a la pobreza, en lugar de generar vías verdaderas para un progreso que genere recursos o dinero de manera creciente y que haga poco relevantes los precios. Vaya, que cada quien tenga para solventar sus gastos.

Hasta ahora esos esfuerzos de sumar prosperidad vienen principalmente de gobiernos estatales o empresas privadas.

En 2017 nació Bimbo Ventures, del corporativo que encabeza Daniel Servitje, y una de sus dos misiones es identificar e impulsar startups o nuevas compañías tecnológicas o aportaciones disruptivas.

Quieren producir pan y galletas más naturales, con menos ingredientes, ante un público que busca lo natural, y en el mejor de los casos, que la gente los prepare en casa en sistemas similares a los que procuró la suiza Nestlé, con Nespresso. En el camino produjeron camionetas eléctricas.

Los gobiernos estatales de Nuevo León, Jalisco, Guanajuato y Yucatán, persiguen esquemas que detonen la creación de empresas de alto crecimiento.

Idealmente, la meta del gobierno federal basada en la idea de ‘primero los pobres’ podría transformarse en primero los pobres… fuera de la pobreza. Hasta ahora los datos avalan otro resultado: primero más pobres.

El autor es director general de Proyectos Especiales y Ediciones Regionales de El Financiero.


COLUMNAS ANTERIORES

Hasta los Versa se pusieron caros, ¿qué está pasando?
Ahí va el Tren Maya… ahora viene el ‘puerto maya’

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.