Un dato, varias ondas de choque
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Un dato, varias ondas de choque

COMPARTIR

···

Un dato, varias ondas de choque

07/05/2019
Actualización 07/05/2019 - 12:24

Ok, ya sabemos que la economía pudo haberse contraído ligeramente el primer trimestre (según cifras preliminares del PIB). Sabemos también que esto fue sorpresivo y que las cifras de enero y febrero no sugerían algo así, con todo y los eventos acontecidos en ese periodo (desabasto de combustible, bloqueo de vías férreas, subejercicio de gasto público, etcétera). En este contexto, opto por enfocarme en al menos tres ondas de choque o implicaciones asociadas al mal dato productivo citado.

Primero, no hace muchas semanas el gobierno anunció recortes en gasto equivalentes a 0.5 por ciento del PIB ante reconocimiento de un ritmo de crecimiento económico más pausado y consecuente revisión a la baja del estimado de crecimiento del PIB de 2019 (de un crecimiento de 2 por ciento a uno de 1.6 por ciento). Claramente se optó por confirmar la meta de 1 por ciento del PIB en superávit primario y accionar en consecuencia.

Ahora, la cifra preliminar del PIB abre una nueva discusión sobre si sería necesario recortar nuevamente el estimado de crecimiento. En lo particular no creo que sea todavía el caso pero sí reconozco que abona a la incertidumbre fiscal, en específico a las implicaciones de un menor crecimiento sobre los ingresos públicos no petroleros.

Segundo, y ligado a lo anterior, un ambiente de menor avance económico no ayuda a relajar la probabilidad de un recorte en la calificación crediticia. Es cierto que el crecimiento del PIB está lejos de ser la única variable relevante para las calificadoras pero sí una muy relevante.

Tercero, el dato citado tampoco relaja la incertidumbre de política monetaria al contraponerse a una reciente sorpresa al alza en inflación. Cabe recordar que uno de los cinco miembros de la Junta de Gobierno de Banxico manifestó su desacuerdo con un tono restrictivo en el comunicado de política monetaria de abril. La evidencia reciente posiblemente renueve dicho descenso.

De esta forma, se mantendrá en el aire la probabilidad de que Banxico pudiera comenzar una serie de recortes este mismo verano. No obstante, en lo personal creo que predominará la intención de cumplir con el objetivo de inflación y el ciclo de normalización de las condiciones monetarias no comenzaría sino hasta el último trimestre.

Cuarto, no descartaría un costo político. Recordemos que las encuestas al principio del gobierno ubicaban como prioridades el mejoramiento del ambiente económico, con un horizonte de corto plazo en mente.

Una vez mencionado todo lo anterior, creo importante recordar que la cifra de la que hablamos es un dato preliminar y aunque dichos datos no suelen ser muy distintos a las cifras finales, bastan solo unas décimas para hacer una diferencia cualitativa importante entre una variación negativa y una de cero o positiva aunque sea marginal.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.