Tres escenarios para esta semana
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Tres escenarios para esta semana

COMPARTIR

···

Tres escenarios para esta semana

30/07/2019
Actualización 30/07/2019 - 11:43

El abanico de posibilidades es muy amplio. Se acercan dos eventos clave donde esas posibilidades son clave: la decisión de la Reserva Federal de Estados Unidos y la publicación de las cifras oportunas de crecimiento económico en México. Ambos por materializarse a mitad de semana. Ofrezco aquí un ejercicio de análisis que explora dos resultados extremos y un intermedio, aterrizando en las implicaciones para la decisión de política monetaria que tomará Banxico el próximo 15 de agosto. A continuación los tres escenarios.

Primero: Ante una eventual sorpresa por parte de la Reserva Federal de EUA, la cotización de peso frente al dólar podría reportar un debilitamiento. Dicha sorpresa podría ser una decisión de la Fed de mantener su tasa de referencia sin cambio y no ofrecer un guiño respecto de un eventual recorte en el futuro cercano.

En un entorno así, y dado que los mercados parecen ya haber internalizado un recorte para esta misma semana, el peso podría depreciarse frente al dólar. Si este debilitamiento coincidiera con una cifra de avance trimestral del producto interno bruto de marginal a moderadamente positivo, estimo que Banxico no dudaría en mantener la tasa de interés de referencia sin cambio en su reunión de agosto.

El anterior escenario también supondría que las cifras inflación de julio se mantuvieran reiterando una robusta permanencia de la inflación subyacente en un nivel por arriba del objetivo puntual de 3 por ciento.

Segundo: Del otro lado del espectro podríamos encontrar la posibilidad de que la Fed pudiera sorprender con un recorte superior a 50 puntos base (pb) o con uno de 25pb pero con un mensaje congruente con un mayor espacio de relajamiento monetario para el corto plazo del que internalizan actualmente los mercados. En un escenario así, podríamos observar quizás un debilitamiento del dólar que pudiera favorecer el fortalecimiento de las monedas emergentes en general y el peso en particular.

Si en este mismo escenario pudiéramos observar una moderada o significativa contracción de la economía mexicana en el segundo trimestre, es muy factible que la mayoría de los miembros de la Junta de Gobierno de Banxico votaran por recortar la tasa de referencia local.

Tercero: Los escenarios intermedios ya no son tan claros. Una sorpresa por parte de la Fed o del dato de crecimiento del Producto Interno Bruto de México no tendría una consecuencia tan clara en la decisión de Banxico, desde mi punto de vista. Por ejemplo, considero que una decisión de la Fed que no tuviera impacto significativo en la cotización del peso frente al dólar, en conjunto con la confirmación de una recesión 'técnica' en México podría derivar en un recorte en la tasa de referencia por parte de Banxico pero no necesariamente tan pronto como el 15 de agosto.

En un escenario como el arriba descrito, Banxico podría esperar un poco más y tener una mejor visualización de la trayectoria de la inflación, las primeras etapas en el diseño del paquete fiscal 2020, una mayor tracción en el proceso de aprobación del T-MEC en EUA y la saga entre Pemex/soberano y las calificadoras crediticias.

Aquí vamos, el miércoles por la tarde estaremos ya ubicándonos en uno de los nodos del árbol de posibilidades, quizás pudiera ser mas de uno.

Economista en Jefe para México del BNP Paribas con sede en Nueva York, EUA.

Sus opiniones no necesariamente representan las de la institución bancaria internacional y las de El Financiero. Twitter: @joelvirgen

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.