¿Qué nos pasó en 2019?
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

¿Qué nos pasó en 2019?

COMPARTIR

···
menu-trigger

¿Qué nos pasó en 2019?

10/12/2019
Actualización 10/12/2019 - 12:54

El año prometía ser muy distinto a lo que resultó y las preocupaciones también mutaron. Considero interesante el recordar dónde estábamos hace un año en materia de expectativas macroeconómicas e incertidumbres y contrastarlo con la realidad actual. En esta ocasión tomo como guía la Encuesta de Expectativas de los Especialistas del Sector Privado levantada por Banco de México durante el mes de diciembre de 2018 y haré apuntes sobre el tipo de año que esperábamos, la probabilidad de que se materializara una recesión y los principales puntos de preocupación.

Primero, el marco macroeconómico lucía mucho más inercial de lo que resultó. Basta recordar que a finales del año pasado el consenso (mediana) de los participantes en la encuesta esperaban un crecimiento económico de 1.80 por ciento. Es decir, solo ligeramente menor al de 2018 (cercano a 2 por ciento) y solo un poco por debajo del ritmo promedio de avance económico en los últimos quince años.

De manera similar, la inflación general y subyacente se anticipaba en niveles de cierre de 3.9 por ciento y 3.5 por ciento, respectivamente. Los anteriores niveles eran muy cercanos al promedio histórico de los mismos desde que Banxico tiene como objetivo el 3 por ciento (2003) -niveles de 4.3 por ciento% y 3.7 por ciento, en el mismo orden.

En un entorno de crecimiento promedio y de inflación claramente por arriba del objetivo, aunque dentro del intervalo de variabilidad estableció por Banxico (3 por ciento +/- 1 por ciento), se pronosticaba que Banxico mantuviera el nivel de la tasa de interés de referencia sin cambio en 8.25 por ciento. Este escenario era redondeado por una previsión de un peso más presionado frente al dólar al cierre del año (20.59 pesos por dólar).

En contraste con lo anterior, el escenario descontado al día de hoy está lejos de ser inercial y es de estancamiento económico, en el mejor de los casos. La encuesta de noviembre del presente año anticipa un avance económico de cero por ciento durante 2019 con una inflación general de cierre de año en 2.95 y subyacente en 3.6 por ciento. En este punto, ya es claro que Banxico comenzó un proceso de recorte en la tasa de fondeo que se anticipa alcance un nivel de 7.25 por ciento este año. La previsión de tipo de cambio al cierre del año es ahora de 19.48.

Segundo, no existía ni rastro de recesión. De hecho, la probabilidad asignada a que pudiese observarse una reducción en el nivel del PIB real ajustado por estacionalidad respecto al trimestre previo no era mayor de 27 por ciento. En tanto, la probabilidad condicional a tener dos trimestres consecutivos de contracción no era superior a 6 por ciento. Por su parte, la encuesta de diciembre de 2019 no muestra una probabilidad de recesión sustancialmente superior y es ligeramente inferior al 7 por ciento.

Tercero, el consenso de analistas ubicaba a los siguientes tres factores como los principales posibles obstáculos al crecimiento económico. Éstos no se correspondían con elementos económicos internos ni externos, tampoco a lo relacionado con lo fiscal o la política monetaria. En cambio, tanto la incertidumbre de política interna, como los problemas de inseguridad pública y la falta de Estado de derecho agruparon el 45 por ciento de las respuestas. Todas ellas dentro del ámbito de la 'gobernanza'.

En este punto, el foco de preocupación continúa en la incertidumbre de política interna y los problemas de inseguridad pública (ambos dentro del grupo de 'gobernanza') seguidas de la incertidumbre sobre la situación económica interna. Lo anterior es totalmente entendible a la luz de lo que ahora sabemos fueron tres trimestres consecutivos de variación marginal negativa entre el cuarto trimestre de 2018 y los primeros dos cuartos de 2019.

El contraste con la realidad sin duda nos ayuda a ser humildes en la labor de análisis económico y el diseño de pronósticos y a siempre estar listos para ser flexibles y estar diversificados como inversionistas.

Dicen por ahí: ¿Quieres hacer reír a Dios?, cuéntale tus planes?

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.