Mientras miramos a otro lado...
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Mientras miramos a otro lado...

COMPARTIR

···
menu-trigger

Mientras miramos a otro lado...

22/01/2019
Actualización 22/01/2019 - 10:50

El escalamiento de la situación ligada a la estrategia gubernamental contra el robo de combustible y el cierre del Gobierno de los Estados Unidos han monopolizado la cobertura noticiosa. No obstante, considero también importante no perder de vista la evolución de otros cuatro eventos a presentarse antes de que concluya el primer trimestre del año. Tales eventos podrían no sólo tener implicaciones de corto sino también de mediano plazo.

Primero, tomemos un momento para recordar que queda todavía pendiente la aprobación del T-MEC (TLCAN 2.0) por parte del Congreso de EUA. En tal proceso, es razonable suponer que la nueva mayoría demócrata en la Cámara baja no le hará la vida fácil al Ejecutivo.

En lo personal, considero muy creíble que el presidente de EUA opte por denunciar el TLCAN para ejercer presión en el Congreso. Recordemos que la denuncia del Tratado (notificación de separación unilateral) detona una cuenta regresiva de seis meses cuyo resultado final es el retorno a las condiciones comerciales previas al TLCAN. Podríamos ver el desenvolvimiento de un proceso similar las siguientes semanas. Vale la pena tener este evento en la mira.

Segundo, persiste la incertidumbre sobre la viabilidad de un plan de negocio para Pemex en un contexto de vencimientos y necesidades de financiamiento y la percepción de un objetivo gubernamental de transformación y reimpulso de la paraestatal quizás demasiado ambicioso, dada la vulnerabilidad financiera de la misma.

A dicho reto, se suman las declaraciones recientes del Ejecutivo en relación a la fuerte corrupción existente al interior de la paraestatal. No es un secreto que las agencias calificadoras han aplicado "marca personal" sobre la paraestatal y el riesgo de eventos de calificación crediticia (recorte) no es despreciable. En este contexto, resulta central conocer mayor detalle acerca del plan de negocios, supuestos clave y eventual nuevo programa de capitalización proveniente del gobierno federal.

Tercero, la Junta de Gobierno del Banco de México vuelve a reunirse para tomar una decisión de política monetaria el próximo 7 de febrero. A pesar de que el consenso de analistas (Encuesta Citibanamex) no anticipa cambio en la tasa de referencia, habrá al menos tres temas a monitorear. El primero, la nueva composición de la Junta con dos nuevos elementos, Jonathan Heath y Gerardo Esquivel. El segundo, las consideraciones respecto a los riesgos inflacionarios asociados a la actual situación de desabasto de gasolina en más de una decena de estados. Finalmente, las nuevas consideraciones sobre el crecimiento económico dadas recientes señales de desaceleración.

Cuarto, de confirmarse la tercera consulta popular (anteriormente fijada para el 21 de marzo), esto podría enviar una señal más allá del resultado de la misma. Me refiero a las implicaciones que significaría el ser organizada por el gobierno bajo condiciones distintas a las establecidas en la ley. Esto nos lleva también a seguir muy de cerca una eventual discusión y votación en el Congreso para modificar la ley, eliminando o relajando las condiciones para que una consulta sea vinculante.

Así, opto por recomendar no perder de vista los eventos arriba descritos, los cuales muy probablemente se materializarán antes de que concluya el trimestre.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.