menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Los grandes temas de los próximos dos meses

COMPARTIR

···
menu-trigger

Los grandes temas de los próximos dos meses

20/10/2020

Banco de México estaría por hacer una pausa en su esfuerzo de relajación monetaria, no parece haber esfuerzo fiscal contracíclico a la vuelta de la esquina y el paquete fiscal 2021 ya se encuentra en discusión en el Congreso. La pregunta relevante es: ¿cuál o cuáles serán los temas a discutir en las mesas de dinero en las semanas inmediatas? Opto por señalar cuatro temas que creo que podrían trasladarse de segundo a primer plano muy pronto.

Primero. Considero que la relevancia de un nuevo recorte de 25 puntos base por parte de Banxico es ya muy discreta. De materializarse o no en noviembre, creo que el debate ahora se centrará en la naturaleza de la pausa en política monetaria. En particular, considero que estaríamos por iniciar una tensa pausa, donde la pregunta constante será cuándo es que Banxico retomaría su esfuerzo de relajación monetaria y en qué magnitud.

Por lo pronto, el consenso de la encuesta Citibanamex parece converger a que no habría tal esfuerzo monetario adicional en 2021. No obstante, creo que un balance de riesgos sobre el crecimiento económico sesgado a la baja, amén de una inflación que debería converger hacia un nivel cercano al objetivo de inflación y el supuesto de fortaleza del dólar debería incrementar la posibilidad de nuevos recortes en algún punto del año siguiente.

Segundo. Los participantes en los mercados comienzan a recapacitar en que la inflación debería mostrar una joroba a principios de la primavera de 2021. Tal repunte se debería principalmente a un efecto estadístico de base de comparación anual y, por ende, no debería ser motivo de preocupación para Banxico. Esta hipótesis tendría al menos un supuestos clave: que tal joroba temporal no promoviera presiones al alza en expectativas de inflación de mediano plazo. No obstante, la probabilidad de reiniciar un ciclo de recortes el primer semestre del año sería inferior a la del segundo.

Tercero. Muy pronto deberemos ver iniciado el proceso de análisis para la nueva propuesta de salario mínimo vigente para 2021. Tras un incremento de 20 por ciento el año pasado, veo muy difícil que la nueva propuesta de incremento sea de un solo dígito. El mermado ingreso de las familias, en conjunto con el clima electoral, podría derivar en un nuevo incremento de entre 15 y 20 por ciento.

Así, pronto la pregunta será si podremos esperar un impacto al alza en la inflación asociado a tal revisión. Dadas las actuales condiciones de holgura económica y las esperadas para el próximo año, dudo mucho que veamos efectos inflacionarios asociados. Sin embargo, la preocupación se centraría en un posible impacto negativo a la recuperación del empleo formal o deterioro adicional en su calidad.

Cuarto. La elección intermedia de 2021 está ya más cerca de lo que parece. Por tanto, habría que estar pendientes ante la posible reconfiguración del gabinete y los perfiles de los nuevos responsables de oficina o secretaría. Tal colección de cambios podría observarse tan pronto como este mismo noviembre. En el mismo tono, aunque no ligado a tal elección, el relevo dentro de la Junta de Gobierno de Banxico debería ser también tema clave. Estaría por comenzar la discusión respecto a los posibles perfiles para sustituir al subgobernador Guzmán.

Considerando todo lo anterior, creo que queda claro que el camino al cierre de año no estará exento de preguntas. Por lo pronto, y pendiente para una siguiente reflexión, nos queda la elección en EU y su posible impacto en México.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.