menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

El camino de la recuperación y el poderoso 'carry' estadístico

COMPARTIR

···
menu-trigger

El camino de la recuperación y el poderoso 'carry' estadístico

13/10/2020
Actualización 13/10/2020 - 12:27

Para el buen observador será claro que cada nuevo ajuste a la baja en las expectativas de crecimiento económico para el presente año ha venido acompañado por un ajuste al alza en el ritmo de recuperación para el año siguiente. Tal relación inversa no es una coincidencia y no necesariamente implica una perspectiva favorable para 2021 que sólo se refuerza en el tiempo. Se trata del carry estadístico.

A manera de ejemplo, en la encuesta de expectativas de Citibanamex a principios de junio se anticipaba una contracción económica de 8.4 por ciento para 2020 y una recuperación para 2021 de 2.7 por ciento. Posteriormente, en su más reciente edición (6 de octubre), la perspectiva de deterioro económico para 2020 se degradó a -9.8 por ciento, mientras que la de recuperación mostró una mejoría hacia 3.4 por ciento.

Aquí es donde vale la pena recordar que el carry estadístico es relevante para matizar las cifras pronosticadas de recuperación, tanto del PIB como de cualquier componente de la demanda u oferta.

Tal factor es entendido como el crecimiento que reportaría un periodo (mes, trimestre o año) si se hiciera el supuesto de estancamiento en su nivel justo un periodo antes. Por ejemplo, el carry estadístico que traería implícito un pronóstico para el crecimiento del PIB de 2021 se obtendría de suponer que la actividad permaneciera sin avance ni retroceso durante todo ese año respecto a su último registro de 2020. De esta forma se explicita el poderoso efecto de base de comparación.

¿Qué tan poderoso puede ser ese efecto? Históricamente sin duda lo ha sido. Basta recordar que tras contraerse en 6.3 por ciento la economía mexicana en 1995, 2 puntos porcentuales de la recuperación observada en 1996 (6.8 por ciento) estuvieron asociados al efecto que nos atañe.

El carry tuvo un mucho mayor efecto en 2010. Tras un desplome de 5.3 por ciento en la actividad económica en 2009, casi 5 puntos porcentuales (4.7) del avance observado de 5.1 por ciento en 2010 fueron asociados al carry.

En lo que se refiere a las expectativas actuales, puedo decir que mi escenario es de una contracción económica de 11 por ciento durante 2020 y de una lenta recuperación de 3.5 por ciento en 2021. De este último número, casi 3 puntos porcentuales sería de carry estadístico.

¿Implica lo anterior una falsa recuperación en 2021? No es así. Sin embargo, el punto es que la percepción de recuperación acelerada suele ser sobrevalorada en ausencia de una reflexión acerca del carry estadístico. La realidad es que la lenta recuperación es mejor apreciada en los niveles del PIB. El camino de regreso a los niveles previos al choque pandémico luce sinuoso y prolongado más allá.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.