Detalles de un Paquete Fiscal
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Detalles de un Paquete Fiscal

COMPARTIR

···
menu-trigger

Detalles de un Paquete Fiscal

11/12/2018
Actualización 11/12/2018 - 11:29

Detalles. En eso estarán concentrados tanto los participantes en los mercados como las calificadoras crediticias esta semana, en los detalles del Paquete Fiscal 2019. En lo personal, no recuerdo un ambiente con tan alto grado de incertidumbre en el camino a la presentación de un Paquete Fiscal en muchos años. La actual administración tiene hasta el 15 de diciembre para enviar tal documento al Congreso. A partir de ahí, se activará un proceso de análisis que tratará de responder a varias preguntas, entre ellas: ¿qué tan creíble será la estimación de los ingresos?, ¿cómo se podrán acomodar todas las promesas de gasto de tal forma que se cumpla el compromiso de un superávit primario de 8 por ciento?, ¿cómo afectará la respuesta de las anteriores preguntas a la percepción de perfil fiscal para el corto y mediano plazos? Hoy no hay respuestas, sólo un alto grado de escepticismo. Ofrezco a continuación tres importantes reflexiones a manera de preparación para lo que viene.

Nuestra primer escala de análisis podría ser el Proyecto de Ingresos. De momento sabemos que el nuevo gobierno no planea elevar los impuestos más allá de la inflación y que no habrá nuevos gravámenes. Por el contrario, esperaríamos ver la incorporación de menor recaudación por concepto de IVA en los estados fronterizos. En este rubro, los supuestos macroeconómicos y la magnitud de elasticidades relevantes para los ingresos públicos serán claves. Destaco la estimación de ambos elementos ligados al precio del petróleo y tipo de cambio, por encima de las proyecciones de crecimiento económico e inflación, que también son relevantes.

En segundo plano, nos encontraremos con la propuesta de gasto, donde el reto parece estar en la incorporación de los múltiples proyectos de gasto descritos por la nueva administración y el reto de acomodarlos a través de un rebalanceo en gasto de recursos y posibles ahorros administrativos o en eficiencia en el ejercicio del gasto. Mientras que propuestas de rebalanceo podrían ser mas visibles, el gasto promovido por ahorros ligados por ejemplo al supuesto de no corrupción y consolidación de compras gubernamentales podría ser muy complicado de evaluar.

Como tercer escala analítica tendríamos la capacidad de inferir sobre el perfil fiscal para el corto y mediano plazos. Por su naturaleza, mercados y agencias calificadoras se verán en la necesidad de concluir sobre estas implicaciones y reaccionar lo más rápido posible a ello -sobre todo en el caso de los mercados financieros-. En este último caso, la percepción de mercado se expresará en el precio de los bonos gubernamentales, en el costo de activos tales como los Credit Default Swaps y el mercado cambiario. Las calificadoras podrían reaccionar más tarde, pero su seguimiento es ya estrecho.

Así, el proyecto a enviarse al Congreso esta semana seguramente será analizado con una profundidad inédita y tendrá efectos más allá de lo relevante para el 2019. En lo personal, veo muy difícil que exista el espacio para acomodar la ambiciosa agenda de gastos a través de la simple recomposición del gasto y ahorros financieros. Entonces, en ausencia de una fuente obvia de mayores ingresos gubernamentales, será quizás todo un reto el asignar una lectura constructiva al proyecto.

Por último, cabe recordar dos temas. El proyecto podrá observar cambios en el Congreso y el paquete final no lo conoceremos sino hasta muy cerca del 31 de diciembre. Por último, vale la pena recordar que una cosa es el proyecto aprobado y otra distinta la habilidad para implementarlo y cumplir con sus lineamientos durante el periodo fiscal 2019. (Sígueme en Twitter @joelvirgen).

Joel Virgen es el Economista en Jefe para México del BNP Paribas con sede en Nueva York, EUA. Sus opiniones no necesariamente representan las de la institución bancaria internacional. Twitter: @joelvirgen

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.