Banxico: Una buena y la otra…
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Banxico: Una buena y la otra…

COMPARTIR

···
menu-trigger

Banxico: Una buena y la otra…

11/08/2020
Actualización 11/08/2020 - 10:16

Banxico ya ha relajado su tasa de fondeo desde 8.25 por ciento hasta el nivel actual de 5.00 por ciento (325 puntos base). El esfuerzo, aunque ha obedecido a una misma intención (moverse desde territorio restrictivo hasta uno laxo), no ha tenido el mismo marco de referencia. Comenzó como una labor de normalización en el contexto de un estancamiento económico en 2019 que pronto migró a recesión técnica. Y después mutó en un más decidido, aunque todavía tímido, esfuerzo de política contracíclica ante el desplome de la actividad en la vecindad del choque del Covid-19. Para el consenso de analistas, la conclusión del esfuerzo está muy cerca, de hecho este mismo jueves. En este contexto, opto por subrayar tres elementos que no habrá que perder de vista tras la decisión de la Junta de Gobierno de esta misma semana.

Primero. Es relevante recordar que en el pasado el Banco de México ha llegado a ser explícito en cuanto al cierre o conclusión de un ciclo de ajuste de la tasa de referencia. De hecho, ha llegado hasta explicitar si se trata de un fin o una pausa. Desafortunadamente para los participantes en los mercados financieros, Banxico no suele ofrecer tales referencias en adelanto a la conclusión de su esfuerzo. Por el contrario, la referencia se incluye en el mismo comunicado donde se opta por el último ajuste. Es decir, la filosofía de comunicación no suele internarse en lo profundo del forward guidance (guía de expectativas).

Segundo. Esta vez podría ser diferente. Tiendo a pensar que ni el Banco de México, ni la mayoría de los bancos centrales en el mundo se aventurarán a dar por cerrado de manera formal y explícita un proceso en el contexto actual. Éste ha probado ser muy fluido y sorpresivo. Más aún, mientras una vacuna no sea de aplicación generalizada, el entorno económico seguirá de una u otra forma supeditado a la dinámica de la pandemia global. Ningún banco central querrá quedar atado de manos, las opciones tendrían que seguir abiertas.

Tercero. Dicho lo anterior, además de creer que Banxico no concluirá su esfuerzo este jueves, creo que al momento de finiquitar su ciclo de recortes abordará un lenguaje más general, menos tajante. Me imagino algo como: con este nuevo ajuste consideramos que las condiciones monetarias son congruentes con la convergencia de la inflación a su objetivo y se sientan las bases de una recuperación económica en el horizonte en el que actúa la política monetaria. A partir de este momento, nuevas acciones dependerán del comportamiento de los distintos determinantes de la política monetaria y de sus balances de riesgos.

Esperemos a este jueves, quizá no por el cierre del ciclo de recortes pero sí por una decisión por consenso y un tono familiarmente cauteloso.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.