Entorno Económico

La política fiscal y su efecto inflacionario

En octubre será la primera oportunidad de ver si el descenso de las expectativas de inflación se ve interrumpido o moderado tras la presentación del Proyecto Fiscal para 2024.

Recientemente, el subgobernador de Banxico, Jonathan Heath, fue citado por la prensa refiriéndose a la preocupación respecto a que la política fiscal y monetaria marcharían en sentido opuesto durante 2024. Lo anterior pudiera ser un elemento adicional que dificultaría la lucha de Banxico contra la inflación, se le citó. Desde mi entender, las declaraciones se habrían hecho dentro del ámbito de los posibles riesgos inflacionarios hacia delante. Sin embargo, vale la pena preguntarse en qué punto dicho riesgo fiscal pudiera ser reconocido por la mayoría de la Junta de Gobierno de Banxico y qué podría detonar una acción más contundente por parte del Banco Central. ¿Necesitaríamos esperar hasta bien entrado el año 2024 para observar la materialización de los dos eventos citados? Yo creo que no.

Primero, es importante recordar que existen antecedentes claros de la forma en que Banxico toma en cuenta los riesgos inflacionarios ligados a la perspectiva fiscal. Tras las elecciones presidenciales de julio del 2018, en específico en el comunicado de política monetaria de octubre de ese año, Banxico introducía un nuevo riesgo inflacionario. En específico, se mencionaba la posibilidad de observar “un gasto público mayor al anticipado”. En las minutas, se entendía que al menos dos miembros de la Junta destacaban tal riesgo, uno de ellos recalcando que tal escenario podría reducir la velocidad a la que venía descendiendo la inflación. Otro miembro era más específico y se refería al caso donde se elevara la participación del gasto corriente.

Un mes después, ya los riesgos fiscales se percibían más amplios al referirse al deterioro de las finanzas públicas como un riesgo para la inflación. No obstante que el Paquete Económico planteado por el nuevo Gobierno no parecía validar del todo tales riesgos de deterioro en las finanzas públicas, el riesgo no fue removido de los comunicados de Banxico. De hecho, ya para marzo, Banxico ya hacía un llamamiento a que se consolidaran de manera sostenible las finanzas públicas y que se cumplieran las metas fiscales del Paquete Económico del 2019. La referencia a tal riesgo no fue removida sino hasta el comunicado de marzo del 2020, con el advenimiento del choque ligado a la pandemia de Covid-19.

Tomando en cuenta lo anterior, no descartaría que Banxico decidiera añadir un nuevo riesgo inflacionario a su comunicado de política monetaria de este mismo jueves. Lo anterior, al ya contar con el proyecto de Paquete Económico 2024 y tras la polémica desatada al respecto del mayor déficit planteado e incremento en deuda. La diferencia respecto al escenario post 2018, es que esta vez el proyecto fiscal sí implica un mayor déficit.

Tras la reunión de política monetaria del 28 de septiembre, opino que las siguientes dos fechas clave serán el 2 y 5 de octubre, cuando Banxico y Citibanamex libera sus encuestas de expectativas. Será la primera oportunidad de ver si el descenso de las expectativas de inflación para 2024 se ve interrumpido o moderado tras la reciente presentación del Proyecto Fiscal para 2024. De comenzar a mostrar un deterioro en tales expectativas, no deberíamos descartar acciones por parte de Banxico. ¿Qué tipo de acciones?

Descarto la posibilidad de observar nuevos incrementos en la tasa de fondeo, en su lugar considero que la variable de ajuste será el mantenimiento o endurecimiento de un tono halcón, vía un deterioro adicional en el balance de riesgos para la inflación. Más aún, sin poder ser observado directamente, el periodo “prolongado” que estima Banxico que permanecerán las tasas altas podría volverse todavía más prolongado.

Joel Virgen es el analista económico del sector financiero con sede en Nueva York, EU. Sus opiniones no necesariamente representan las de una institución financiera en particular.

Twitter: @joelvirgen

COLUMNAS ANTERIORES

Es grande, disruptivo y podría estar subestimado
¿Convergerán las inflaciones globales a sus objetivos?

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.