menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Protección de datos = crecimiento económico

COMPARTIR

···
menu-trigger

Protección de datos = crecimiento económico

21/01/2020

¿Cómo podemos colaborar al crecimiento de la economía mexicana? Mucho se habla de la confianza para que la economía crezca, sobre todo al referirnos a los inversionistas nacionales y extranjeros. La revolución digital de nuestra era puede ser una oportunidad para la economía mexicana si logramos generar confianza en la protección de los datos personales de toda la población. Hoy México es una de las economías emergentes del mundo, la correcta gobernanza de los datos personales, respetando los derechos fundamentales de las personas, al tiempo que su flujo controlado, informado y seguro, permitiría el surgimiento de nuevos negocios, la generación de empleos y la competitividad.

El reto no es menor. De acuerdo con el más reciente reporte Estado de la Ciberseguridad en el Sistema Financiero Mexicano, (https://cutt.ly/NrnlPxG) elaborado por la Organización de Estados Americanos en colaboración con la Comisión Nacional Bancaria y de Valores, el 100% de las instituciones financieras en México identificó algún evento contra su seguridad digital, como ciberataques. Los eventos de seguridad digital más comúnmente identificados durante el 2018 fueron: código malicioso o malware (56%) y suplantación de identidad dirigida a tener acceso a sistemas de la entidad o phishing (47%). ¿Cómo asegurarán los bancos los datos personales de sus clientes en este contexto?

Lo digital está presente en todos los ámbitos de nuestra vida, por esta razón, las áreas de oportunidad para la economía digital y el comercio electrónico son amplias. La Asociación Mexicana de Venta Online realizó el Estudio sobre Venta Online en México 2019, (https://cutt.ly/krnl9rq) cuyos resultados revelan dos datos que arrojan luz acerca de las oportunidades. En primer lugar, los consumidores están haciendo de las compras en Internet un hábito frecuente: mientras que en 2017 sólo 7% recurría al e-commerce de manera semanal, durante 2018 esa cifra subió a 38%. En segundo lugar, una vez que se realiza la primera compra en línea, la confianza se duplica. Sin embargo, generar la confianza de esta primera compra es un desafío, porque 77% de los encuestados no compran en línea por temor a un fraude electrónico y 73% dijo no tener confianza en dar sus datos bancarios por Internet.

Los desafíos y oportunidades no son sólo de México. El secretario General de la ONU llamó a finales de 2018 a reflexionar sobre las oportunidades y beneficios producto de la revolución digital y urgió a diseñar políticas públicas ad hoc que regulen ese universo para minimizar los riesgos en problemas como ciberseguridad y protección de datos personales(https://cutt.ly/ernl4gg). El mismo secretario nombró un Grupo de Alto nivel conformado por 20 expertos técnicos que presentó el informe The age of digital interdependence (https://cutt.ly/Krnzet5) (hay un resumen en español https://cutt.ly/LrnztB0) con recomendaciones agrupadas en cinco rubros: 1) construir una economía y una sociedad digital inclusiva; 2) desarrollar la capacidad humana e institucional; 3) proteger los derechos humanos y la agencia humana; 4) promover la confianza digital, la seguridad y la estabilidad; y 5) fomentar la cooperación digital global. ¿Qué debemos hacer en México?

La cooperación de los sectores gubernamental, privado y civil es la vía para reaccionar en términos normativos e institucionales frente al ritmo de las tecnologías; solo juntos podremos entender el grado de desarrollo y la complementación de los distintos componentes del mundo digital y virtual en nuestro país y avanzar en su regulación. Por esta razón el próximo 28 de enero, en el marco del Día Internacional de Protección de Datos Personales, en el INAI realizaremos el evento ‘La revolución digital de nuestra era: ¿una oportunidad para la economía global?’ (https://cutt.ly/srnzijY). Los invitamos a unirse a la reflexión sobre los esquemas de colaboración que debemos impulsar para proteger los datos personales que se intercambian en las interacciones económicas en línea para convertir el sector en impulsor del crecimiento económico. Los esperamos.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.