Información pública a ras del suelo
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Información pública a ras del suelo

COMPARTIR

···

Información pública a ras del suelo

09/04/2019

Cualquier persona puede requerir información a las autoridades. El derecho de acceso a la información pública (DAI) es reconocido por la Constitución desde 1977 y la primera ley que lo garantizó data de 2003, pero 15 años después solo el 5.6 por ciento de la población lo ha ejercido. Sin embargo, gracias a la garantía del DAI hoy conocemos múltiples actos de corrupción o violaciones graves a los derechos humanos, diversos colectivos se movilizan para exigir justicia e incidir en las políticas públicas y evaluar sus resultados. A partir de la entrada en vigor de la Ley General de Transparencia en 2015, existe una gran cantidad de información pública disponible, pero pocas personas la utilizan pese a serles útil para mejorar su vida cotidiana. Llegó el momento de que el DAI se convierta en parte de los hábitos democráticos de la población en el país.

La información pública debe estar a ras del suelo y ayudar a la mayoría a resolver sus problemas cotidianos. Con este objetivo en mente, desde el INAI construimos una política pública que denominamos Plan Nacional de Socialización del Derecho de Acceso a la Información Pública o PlanDAI, con el cual buscamos poner el DAI al alcance de toda persona, ampliar y diversificar su base de usuarios, y propiciar un uso estratégico para transformar de manera positiva la vida de las personas.

Durante el 2018, implementamos proyectos piloto en Nayarit y Oaxaca y de ellos se desprenden experiencias alentadoras. En alianza con universidades, organizaciones de la sociedad civil y autoridades locales, capacitamos a más de 421 personas en situación de vulnerabilidad para ejercer el DAI. La mayoría no conocía este derecho, pero al hacerlo, identificaron necesidades específicas que tenían y decidieron dirigir solicitudes a sus autoridades para saber cómo podían ayudarles a satisfacerlas.

Por ejemplo, en Tepic una habitante construyó con otras 10 mujeres de su comunidad un proyecto de invernadero. Al hacer una solicitud de información, se enteró del programa “Mano a Mano” que podría apoyarlas para concretar el proyecto. Otra tepicense necesitaba trasladar a un familiar para recibir ayuda médica. Pidió información y hoy sabe que la Red Consular de México le puede respaldar para realizar el trayecto de Estados Unidos a Nayarit. En Juchitán, uno de los municipios más afectados por los sismos de 2017, alguien se interesó en conocer evidencia documental sobre la instalación de alarmas sísmicas, así como su presupuesto. Tras recibir la información, la persona dio seguimiento a las acciones preventivas de protección civil del gobierno local. En Santo Domingo Tehuantepec, existía un problema de inseguridad, por lo que un habitante solicitó detalles sobre el trabajo de la policía municipal. Ahora, podrá exigir a sus autoridades mejores medidas de seguridad.

Los casos anteriores muestran la importancia de que más personas conozcan el DAI, lo ejerzan y aprovechen para conocer la dimensión real de los problemas que los afectan en su entorno más cercano y las posibles soluciones. El PlanDAI busca sortear obstáculos que hemos identificado, como la ubicación geográfica, la brecha digital, la diferencia de lenguas o algunas discapacidades, para que más población pueda obtener la información pública que necesita. El PlanDAI debe lograr la inclusión de las personas que tienen menos recursos y oportunidades, que históricamente han sido excluidas. Para lograrlo, el INAI lanzó una convocatoria abierta a todas las entidades federativas para unirse a este Plan y formar redes de personas facilitadoras, coordinadas por los organismos garantes estatales, que vayan a las localidades a enseñar a los ciudadanos a ejercer el DAI. 20 estados respondieron al llamado inicial y en las próximas semanas estarán implementando esta política pública de la mano del INAI. Para saber si tu estado forma parte del PlanDAI visita http://proyectos.inai.org.mx/plandai/.

Las experiencias de Oaxaca y Nayarit nos mostraron un cambio: antes el poder era información, hoy la información es poder para la población. Antes las autoridades controlaban la información disponible, hoy la garantía del DAI permite a la población demandar la información pública que desea. Es tiempo que todos sin excepción puedan ejercer el derecho de acceso a la información para construir un país más justo, más igualitario y en el que las personas se aseguran que el Estado les provea los bienes y les garantiza los derechos necesarios para lograrlo.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.