Post-verdad Digital

Tiranía, el verdadero legado de la 4T

De aprobarse la iniciativa para bajar de 40 a 30% el porcentaje de votos para hacer vinculatoria la revocación de mandato, le permitiría a López Obrador amenazar a la próxima presidenta.

AMLO y sus reformas constitucionales son solo la cereza en el pastel, donde se pretende que México regrese al presidencialismo absolutista de los años 70 en el que una persona tiene el poder total sobre el país, pero ahora con un pequeño detalle extra: la revocación de mandato. Que de aprobarse la iniciativa para bajar de 40 a 30 por ciento el porcentaje de votos para hacer vinculatoria la revocación de mandato le permitiría a AMLO amenazar a la próxima presidenta, sea quien sea, con quitarla del cargo y así garantizar tener control político sobre su sucesora. El gran peligro para la próxima elección es que durante este sexenio se ha estado forjando una tiranía.

¿Cómo lo detenemos? Paradójicamente a quién más le teme nuestro tiranito es a una ciudadanía libre, informada y capaz de decirle que NO, por lo que todas sus reformas son para quitarnos esas libertades, pero el tiempo se le acaba, no lo puede hacer como están hoy las cosas, necesita tener la mayoría calificada en el Congreso y para eso tendría que ganarla en las próximas elecciones, que ojo, podrían ser nuestras últimas votaciones libres si no hacemos algo.

Es por todo lo anterior que la estrategia de campaña de su candidata es salir a decirnos que ya ganaron y por mucho, pero en serio ¿alguien le cree a una encuesta en la que Claudia Sheinbaum tiene mayor intención de voto que el propio López Obrador en 2018? ¡Imposible! Todo son mentiras, como quedó demostrado en la elección de 2021 en la CDMX, si la clase media sale a votar Morena pierde incluso en lugares donde históricamente ha tenido hegemonía, esta no fue una encuesta, fue un golpe de realidad para todos y el presidente lo sabe. A mayor votación mejor le va a la oposición.

De hecho, la propuesta de reformas constitucionales es una forma muy soberbia de mostrarnos sus verdaderas intenciones, es probable que le salga el tiro por la culata ya que Claudia Sheinbaum no va a poder desvincularse de esta barbaridad y por lo tanto no va a poder dar esa imagen de candidata moderada que tanto buscaba para atraer a los empresarios y a las clases medias.

Mantener un Congreso independiente es clave también para que sigan los contrapesos al presidencialismo y sus excesos, se ve complicado que la 4T obtenga la mayoría calificada que requieren, pero esa es sin duda la apuesta de Morena, así que la batalla no es solo por la silla grande, todo cuenta, desde los presidentes municipales hasta los congresos estatales y federales.

Las probabilidades de que gane Xóchitl siguen ahí, sobre todo si pensamos que la silenciosa clase media fue la que le dio el gane a AMLO en 2018 y que hoy son los más decepcionados del actual gobierno pero con suficiente información y criterio para no votar por la continuidad de la tiranía.

Y decían que AMLO no era un peligro para México. La moneda está en el aire, hay que salir a votar.

COLUMNAS ANTERIORES

No importan los debates, importa no seguir igual
Imposible, Sheinbaum no trae más votos que AMLO en 2018

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.