Post-verdad Digital

La batalla es por el Congreso

Las elecciones en las cámaras locales y federales son fundamentales, para que existan estos contrapesos que evitan que personajes impresentables se mantengan en cargos de poder.

Esta semana la ahora exfiscal de la CDMX, Ernestina Godoy, no pudo continuar por un segundo periodo con su puesto gracias a que la oposición en el Congreso de la CDMX se lo impidió. Era un abuso que la fiscal de Claudia Sheinbaum estuviera por más tiempo, sobre todo cuando su trabajo fue político 100 por ciento, no se dedicó a hacer justicia ni a perseguir delincuentes, más bien persiguió a políticos opositores y apoyó las venganzas personales de sus aliados, como es el caso de la familia de Gertz Manero a quien ella mandó arrestar y encerrar, en un claro acto de abuso de poder. Lo otro que se dedicó a hacer fue a deslindar a su jefa Claudia de hechos como el accidente en la Línea 12, donde la exculpó a ella y a la directora del Metro a pesar de todas las pruebas en su contra. Podemos afirmar que Ernestina Godoy cumplió su papel de ‘fiscal carnal’ con todas sus letras.

Es por eso que su caída no es cosa menor, es una forma de recordarle a la 4T y a la ciudadanía que los contrapesos no solo funcionan, sino que son necesarios, de otra manera los políticos se sienten todopoderosos y creen que pueden pasarnos por encima, de hecho, en sentido estricto, la existencia de una Constitución y una división de poderes es para proteger a la ciudadanía y limitar las acciones de los que nos gobiernan dejando por escrito y en claro los derechos de los gobernados. Por lo tanto, es justo afirmar que López Obrador, que en innumerables ocasiones nos ha demostrado que no le gusta tener límites en su poder y que nos deja frases como “no me digan que la ley es la ley”, es un gobernante, cuando menos, con tendencias autoritarias.

En este sexenio vaya que hemos aprendido sobre la importancia de limitar a los políticos, así que, la batalla por el 2024 no debe ser solo por la presidencia sino por tener contrapesos y un Ejecutivo acotado, eso solo se puede lograr si el Poder Legislativo y el Poder Judicial se mantienen independientes, así que las elecciones en las cámaras locales y federales son fundamentales, para que existan estos contrapesos que evitan que personajes como Ernestina Godoy se mantengan en cargos de tanto poder.

La elección aún no está ganada ni perdida para nadie, todo puede pasar, por supuesto la estrategia de campaña de Claudia Sheinbaum es hacernos creer que ella va ganando por mucho, es quitarle la esperanza a la gente de que puede haber un cambio y que no salgan a votar. Está comprobado que, a mayor participación ciudadana, sobre todo de la clase media, peor le va a Morena y ellos lo saben.

Esta semana seguramente se prendieron los focos rojos en la campaña de Sheinbaum ante la encuesta de Massive Caller que pone a Xóchitl Gálvez a 6 puntos de la candidata oficial, hace unas semanas reportábamos otra encuesta de Áltica Research que ponía a la candidata de la alianza a 14 puntos. En las investigaciones digitales realizadas por la consultora Saxum Media encontramos que la percepción de los usuarios de redes sociales es 56 por ciento positiva respecto a Gálvez, y solo un 35 por ciento positiva respecto a Claudia Sheinbaum. Las distancias entre ambas candidatas se acortan cada vez más.

La elección apenas comienza, va a ser un año de grandes definiciones, pensemos en el trabajo de las generaciones de arriba que durante décadas lucharon porque tuviésemos la libertad de elegir a nuestros gobernantes y ahora que lo hemos logrado no podemos permitir que regresemos al autoritarismo, se lo debemos a la siguiente generación.

COLUMNAS ANTERIORES

No importan los debates, importa no seguir igual
Imposible, Sheinbaum no trae más votos que AMLO en 2018

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.