Post-verdad Digital

Movimiento Ciudadano, de tapete a llamarada de petate

Nadie le impidió a Samuel García ser candidato, lo que se le impidió fue mantener control de Nuevo León mientras era candidato y también volver a ser gobernador al perder la campaña presidencial.

La candidatura presidencial de Samuel García por MC fue un claro intento de allanarle el camino a Claudia Sheinbaum y es quizás uno de los movimientos más torpes en la carrera política de Dante Delgado, en el que no midió el riesgo de perder lo más por lo menos y sobre todo que después de años de ocultar sus verdaderas intenciones y afirmar que MC es un partido de oposición, por fin nos demostró que simplemente es un tapete más para los zapatos de López Obrador.

Quién puede olvidar la pegajosa canción de “movimiento naranja… movimiento ciudadano” que llegó a estar de moda incluso en otros países, Movimiento Ciudadano había ido de este vacío “one hit wonder” a gobernar dos de los estados más importantes del país, con el discurso de ser una nueva y diferente oposición, pero todas esas palabras se fueron por la borda ante el peso de los hechos, cuando Samuel García hizo exactamente lo que dijo que no iba a hacer y dejó Nuevo León para buscar una candidatura presidencial en la que de antemano sabía que no iba a ganar, pero con el claro fin de restarle votos a la verdadera oposición, para finalmente volver con la cola entre las patas ante la imposibilidad de dejar a un allegado suyo guardándole la silla.

La realidad es que nadie le impidió a Samuel García ser candidato, lo que se le impidió fue mantener control de Nuevo León mientras era candidato y también volver a ser gobernador al perder la campaña presidencial como hizo El Bronco. Cabe destacar que el principal impulsor de su candidatura fue el propio López Obrador, iba a ser su jugada maestra con la que buscaba garantizar que Claudia ganara la presidencia en una elección que se espera muy competida, así que no reparó en halagos y porras para Samuel, buscando repetir la fórmula ‘divide y vencerás’ tan efectiva en 2018, pero ahora a través de MC. ¿En serio creen que Dante Delgado no sabe el valor de ser el tercero en la contienda y que por lo tanto acordó con el presidente la candidatura de Samuel García a cambio de algún beneficio?

Más allá de la obviedad de que Samuel se iba a quedar como el “perro de las dos tortas”, otro factor que seguro pesó en su decisión, es que los recursos para su campaña presidencial probablemente provendrían del propio estado de Nuevo León, igual que como hace Sheinbaum con recursos de la CDMX y de la Federación, pero ante la imposibilidad de obtener este dinero no había manera de mantener la campaña, por lo tanto, tenía que regresar. Los contrapesos funcionaron en Nuevo León y evitaron un abuso por parte del ejecutivo estatal.

Sin embargo, Samuel sí logró generar una “llamarada de petate” en el lanzamiento de campaña, obteniendo, según datos de Latinus, más de 7.2 millones de visualizaciones de su primer spot contra 1.4 millones de Xóchitl Gálvez y 569 mil de Sheinbaum, aunque, al hacer una investigación más profund,a muchas de esas visualizaciones ocurrieron en Nuevo León, con lo que podemos concluir que su base está muy focalizada en ese estado o que tiene una red de bots que le ayudan a inflar sus números. Como sea, esta “llamarada de petate” ha servido para que en MC dijeran que iban ya adelante en las encuestas y para tratar de hacer un control de daños que incluyó a Dante Delgado usando los tenis “fosfo fosfo” oficiales de la campaña en un intento de desviar la atención de este descalabro. Aunque también nos revela que su verdadera estrategia es quedar segundos en la campaña presidencial.

Quizás los mayores aprendizajes de la efímera candidatura de Samuel son que no basta con el ambiente de polarización, tanto Xóchitl, como Claudia tienen que hacer campaña con propuestas reales si quieren convencer al electorado y que el panorama político puede cambiar con mucha rapidez, nada está escrito en piedra.

Que irá a hacer Dante Delgado ahora, es difícil saber, por lo pronto las siguientes grandes figuras presidenciables de MC son Luis Donaldo Colosio y el propio Dante Delgado que, en una de esas, se lanza por la grande con tal de no quedar mal con su jefe en Palacio Nacional.

En otras latitudes digitales…

Descanse en paz Juan Pablo Adame Alemán, líder político joven, íntegro, de grandes metas e ideales, y sobre todo trabajador. Entre sus últimos actos, cuando fue senador por un día, nos demostró que México puede ser mejor, que entre nosotros no somos enemigos, sino adversarios que pueden dialogar y tender puentes. Le sobreviven su esposa, tres hijos pequeños, sus padres y hermanos. Esperemos que Dios les de fortaleza en estos momentos y les ayude a mantener siempre vivo el recuerdo y ejemplo de Juan Pablo.

COLUMNAS ANTERIORES

Tiranía, el verdadero legado de la 4T
La batalla es por el Congreso

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.