Ven a un ‘Niño’ en el horizonte de los bancos
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Ven a un ‘Niño’ en el horizonte de los bancos

COMPARTIR

···

Ven a un ‘Niño’ en el horizonte de los bancos

27/11/2018
Actualización 27/11/2018 - 11:27

Diciembre no será sólo el mes de inicio de un nuevo gobierno, sino también será cuando arranque el proceso formal de sucesión de la Asociación de Bancos de México (ABM), en donde esta vez todo indica que la sucesión estará influenciada también por el cambio de gobierno y por aquel que se vea que tenga la mayor cercanía con el próximo presidente Andrés Manuel López Obrador.

Hoy, no hay institución bancaria e incluso reguladores que no comenten que el gran favorito a presidir la ABM es Luis Niño de Rivera, de Banco Azteca, a diferencia de hace dos años que perdió frente a Marcos Martínez, quien es el actual presidente de la asociación; el panorama es distinto ya que como sabemos Banco Azteca que pertenece al Grupo Salinas, que encabeza Ricardo Salinas Pliego, tiene una buena relación con el futuro presidente, ya que incluso se anunció formará parte del Consejo Asesor de Empresarios.

La apuesta por Luis Niño, de acuerdo con varios directivos de bancos, no sería solamente por ese hecho, sino también porque en la Comisión Nacional Bancaria y de Valores, el próximo presidente que será Adalberto Palma y que creó la Unión de Instituciones Financieras Mexicanas (Unifimex) ha sido cercano a dicha unión. La Unifimex que se creó hace más de una década con la finalidad de que bancos de menor tamaño y de capital cien por ciento nacional tuvieran una mayor voz ante las autoridades financieras, en su arranque incluso estuvo a punto de crear una crisis y división en la ABM, y hoy no sólo varios bancos son parte de ambas asociaciones sino algunas otras figuras financieras.

Esto ha hecho que varios directivos bancarios comenten que puede ser un buen puente de comunicación con el nuevo gobierno, por lo que apuestan a que gane y que los bancos quizás también tengan una menor presión por parte del próximo gobierno, esto sin demeritar el conocimiento que tiene de la industria, Niño de Rivera y el afecto que se ha ganado del gremio.

Un dato significativo es que el viernes pasado en la reunión privada en el Senado para tratar el tema de comisiones en la que estuvo presente Carlos Urzúa, próximo secretario de Hacienda, con Ricardo Monreal, además de Marcos Martínez, presidente de la ABM estuvo acompañado precisamente por Luis Niño de Rivera, quien oficialmente no forma parte de ninguna vicepresidencia de la asociación, pero que sí estuvo en ese encuentro.

Aunque hay otros que buscan presidir la ABM, como Enrique Zorrilla, de Scotiabank que ya ha expresado su deseo de llevar las riendas de la asociación, y que tiene un gran carisma y conocimiento de las necesidades de la banca y que en ese punto coinciden con Niño de Rivera de ser muy buenos comunicadores, Zorrilla pertenece a un banco extranjero y en este nuevo ambiente de apoyar aún más lo nacional se ve complicado.

Aunque el proceso aún no inicia, tendrán todo diciembre y enero para cabildear a los agremiados, para el 1 de febrero votar ante notario de manera secreta y asumir en marzo o abril, según la agenda de la Convención Bancaria.

Y en el otro lado de la moneda, varios bancos, ante los movimientos abruptos que ha tenido la Bolsa, empezaron ya a tomar previsiones: cero gastos que no tengan que ver con el negocio principal, nada de inversiones y no descarten recortes en ciertas áreas. Así el cierre de año, nerviosismo inesperado, por eso la moneda está en el aire.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.