Reportes anónimos de clientes ‘sospechosos’
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Reportes anónimos de clientes ‘sospechosos’

COMPARTIR

···
menu-trigger

Reportes anónimos de clientes ‘sospechosos’

12/03/2019
Actualización 12/03/2019 - 10:56
columnista
Jeanette Leyva
Moneda en el Aire

MIAMI.- Poco a poco se 'cocina' ya una nueva forma para que las instituciones del sector financiero reporten de forma anónima cuando por alguna razón cierren la cuenta a un cliente porque tuvieron sospechas del origen de su dinero, y que de origen a un reporte transaccional.

La idea se ha venido armando entre bancos y autoridades supervisoras de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) en donde buscarían tener un centro de datos que tenga información de cuando un banco le cierre la cuenta a un cliente porque tiene alguna sospecha de lavado de dinero, o de cualquier otra operación inusual. El banco avisaría a las demás instituciones del sector financiero, esto sin revelar el nombre del banco que está haciendo el reporte, pero sí compartiría el nombre del cliente, los reportes inusuales relevantes o preocupantes que hizo y algún otro dato y, sobre todo, por qué le está cerrando una cuenta.

Así, 'sobre aviso no hay engaño' y quien tome al nuevo cliente, saber bien los riesgos y exposición que ese nuevo cliente puede darle, para que si decide aceptarlo, saber el riesgo, ya que muchas veces algunos llegan a otro banco con la frase de “que se cansaron de equis banco o no les gustó cómo los atendían” y en realidad la causa es otro mucho más significativa: ser sospechoso de operaciones inusuales.

Esta forma de colaboración entre bancos, sin tener que revelar quién es el que levantó el reporte, ya se hace en materia de ciberseguridad, tras los ataques cibernéticos del año pasado; los bancos con sus propios recursos crearon un 'centro de control' donde de forma anónima reportan algún tipo de ataque y el modus operandi para dar alerta a todos los bancos, y a su vez avisan a las autoridades financieras quienes generan la alerta al sistema en general.

Este reporte sobre el 'historial transaccional' de lavado de dinero está siendo ya comentado en estos lugares por algunos participantes, el cual ven con ojos positivos, ya que así como se tiene un Buró de Crédito que refleja el historial crediticio de las personas y con base en ello se determina si se le presta o no, así como ya hay un reporte de ataques cibernéticos, consideran que tiene futuro un reporte sobre clientes o empresas que pudieran estar siendo utilizadas o bien en complicidad para lavar dinero.

En la 19 Conferencia Anual FIBA AML Compliance que reúne a más de mil 500 profesionales de la industria, reguladores y altos ejecutivos de finanzas de toda la región, el centro de atención es analizar cómo tener las mejores prácticas en materia de prevención de lavado de dinero.

Por cierto, en esta conferencia de FIBA (Asociación de Banqueros Internacionales de la Florida) en donde vienen los principales directores de prevención de lavado de la banca, incluida la mexicana, no ha pasado desapercibido y ha sido comentado en pasillos el tema de la alta exposición en medios que tiene Santiago Nieto, de la Unidad de Inteligencia Financiera. Les puedo comentar que las críticas sobre su alto protagonismo tampoco ha pasado desapercibido por las autoridades financieras de Estados Unidos, en corto el comentario es general, si por un lado los millones de reportes de operaciones inusuales, relevantes y preocupantes que genera el sistema financiero están siendo utilizados de forma correcta y no politizado, ya que prácticamente avisa por qué sector o personas irá, y sobre todo si bien su labor es dar parte a las denuncias, esto no significa que éstas al final lleguen a una sentencia y condena del presunto culpable, ya que desafortunadamente comprobar este delito es uno de las tareas más difíciles, y a veces como Al Capone es por la parte fiscal en donde se pueden solventar más. Hoy la coincidencia es que exista prudencia, ya que los pares estadounidenses siguen de cerca todo lo que se hace en nuestro país sobre este tema. Por lo pronto, la moneda está en el aire.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.